e: info@metodosoma.com

Recursos

La importancia de saber poner límites y respetarse.

Decir “no” no implica egoísmo. Decir no, en ocasiones, es un acto de amor propio necesario para mantener una vida equilibrada y saludable.

Esto te puede interesar > Salud Integral: La Complicada Relación entre Bienestar Físico, Salud Mental y Emociones

Los límites y el contexto

En nuestro día a día y en el transcurso de la vida, nos encontramos con una multiplicidad de responsabilidades, relaciones y compromisos que con frecuencia pueden abrumarnos.

En este contexto la habilidad de poner límites, priorizando nuestra propia persona, emerge como una necesidad esencial para el bienestar emocional y la construcción de relaciones saludables.

Generosidad mal entendida

Aquellas personas que enfrentan dificultades para establecer límites suelen ser individuos generosos y preocupados por el bienestar de los demás. Su deseo de complacer a todos y ofrecer su ayuda es evidencia de una inclinación altruista. Sin embargo, a pesar de sus nobles intenciones, se encuentran en una encrucijada, ya que, a pesar de sus esfuerzos, no logran satisfacer las expectativas de cada persona. En ocasiones, pareciera que siempre hay alguien insatisfecho a pesar de los esfuerzos desinteresados por ayudar, agradar y complacer. 

Las consecuencias de la falta de límites

La falta de límites y autorespeto puede dar lugar a una serie de consecuencias negativas en las personas que, a pesar de sus buenas intenciones, experimentan la dificultad inherente de contentar a todos en su afán de ser útiles.

Estas consecuencias negativas  generarán una situación de insatisfacción personal, incomprensión, decepción, sensación constante de abuso, sobreexplotación, deterioro de la calidad de las relaciones. En el plano laboral, la incapacidad para poner límites puede conducir a una carga de trabajo abrumadora y a la pérdida de equilibrio entre vida laboral y personal. 

Esto te puede interesar > Transforma tu Mente: Descubriendo el Poder Oculto de la Neuroplasticidad

A su vez, todas estas situaciones influirán en nuestra salud aumentando los síntomas de estrés, ansiedad y fatiga crónica, entre muchas otras  problemáticas.

Límites, respeto y autovaloración

Poner límites no se trata simplemente de decir “no” de manera categórica, sino de establecer fronteras claras que resguarden nuestra salud emocional y mental. 

El respeto hacia uno mismo, el protegernos y valorarnos,constituye la piedra angular de una autoestima saludable. Cuando nos respetamos, establecemos estándares y expectativas saludables para nuestras relaciones y actividades, fomentando un ambiente de respeto mutuo.

Estrategias 

Algunas estrategias para poner límites de manera efectiva incluyen:

  1. Aprender a decir “no”. Si te resulta imposible enfrentar el miedo al rechazo cuando dices a algo que no, prueba a decir: “te lo confirmo luego”. Y más tarde, por whatsapp, puedes decir: “lo siento, finalmente no voy a poder”. De esta forma, no hay un enfrentamiento directo, generas distancia y espacio y luego actúas.
  1.  Identificar y respetar tus propias necesidades y limitaciones. Siempre que tus límites no sean respetados, estás poniéndote a ti mismo en situación de debilidad, y faltándote al respeto. Es fundamental que conozcas estos límites, ya que si no, te encontrarás sintiéndote agotado y sin saber por qué.
  1.  Establecer prioridades. Aprende a discernir entre lo urgente y lo importante, ya que de esta forma, las exigencias y prisas de los otros no marcarán tu agenda.
  1. Practicar una comunicación abierta y honesta. Es importante que informes a los que te aman y a los que te rodean de cuales son los límites fundamentales para ti, sin los cuales, no puedes convivir socialmente.

Esto te puede interesar > Equilibrio Emprendedor: Trabajo y Vida Personal en Armonía

  1. Practicar la autovaloración y el autocuidado. Siempre que te cuidas y te valoras, transmites una actitud que los demás respetan también, de forma natural.
  1. Tomar decisiones pensando en tu bienestar a largo plazo. A veces decimos que si en situaciones que no nos van a beneficiar en el largo plazo, sino que simplemente nos evitaron una discusión en el corto plazo.

Desde Método SOMA creemos que aprender a establecer límites saludables es un regalo que nos damos a nosotros mismos, contribuyendo al florecimiento de nuestro bienestar integral, fortaleciendo nuestras relaciones y, en definitiva,  permitiéndonos vivir una vida más plena y auténtica.

Información relacionada