e: info@metodosoma.com

Recursos

Crear nuevos hábitos: El proceso para afianzar el cambio.

Afianzar un hábito es un proceso que requiere tiempo, esfuerzo y compromiso. Todos tenemos metas y aspiraciones, pero, a menudo, nos enfrentamos a dificultades para convertirlas en hábitos arraigados en nuestra vida diaria. 

Ya sea adoptar un estilo de vida más saludable, ser más productivo en el trabajo o aprender una nueva habilidad, el proceso de establecer y mantener hábitos es fundamental para lograr el éxito y el bienestar a largo plazo. 

Pero la fuerza de voluntad, por sí sola, no es suficiente. Sin una metodología clara y una hoja de ruta definida, lo más probable es que todos nuestros esfuerzos se queden en el camino y, antes o después, volvamos a las rutinas no deseadas, que tratábamos de evitar.

Esto te puede interesar > Uso de la energía: Cómo potenciar el crecimiento personal y colectivo

Para evitarte pérdida de energía y de  que no lleven a ningún lugar, a continuación, exploramos los puntos clave y los aspectos a los que debemos prestar atención en el proceso de afianzar un hábito.

1. Claridad en el objetivo

El primer paso para afianzar un hábito es tener una comprensión clara del objetivo que deseas alcanzar. Define de manera específica qué hábito deseas establecer y por qué es importante para ti. 

Cuanto más claro sea tu objetivo, más fácil será mantenerte enfocado y motivado a lo largo del proceso. Por ejemplo, en lugar de decir “quiero hacer ejercicio regularmente”, puedes ser más específico y decir “quiero hacer ejercicio durante 30 minutos todos los días para mejorar mi salud cardiovascular”.

2. Empieza pequeño

Uno de los errores más comunes al intentar afianzar un hábito es tratar de hacer demasiado al principio. Comenzar con cambios pequeños y manejables te permitirá establecer una base sólida antes de aumentar la dificultad. 

Esto te puede interesar > Método SOMA: La herramienta para reprogramar tu mente y liberarte de los programas limitantes

Esto reduce la probabilidad de sentirte abrumado y abandonar el hábito. Si tu objetivo es leer más, comienza por leer 10 minutos al día en lugar de intentar leer un libro completo en una semana.

3. Establece un recordatorio

La consistencia es clave para afianzar un hábito. Configura un recordatorio diario o semanal para recordarte realizar la actividad que deseas convertir en un hábito. Puede ser una alarma en tu teléfono, una nota en tu escritorio o cualquier otro método que funcione para ti. Cuanto más constante seas al recordar realizar la acción, más fácil será incorporarla a tu rutina.

4. Construye una rutina

Incorporar el hábito deseado en tu rutina diaria es una estrategia efectiva. Por ejemplo, si deseas meditar todos los días, puedes hacerlo justo después de despertarte o antes de acostarte. Al vincular el hábito a actividades que ya realizas regularmente, aumentan las posibilidades de éxito.

5. Encuentra motivación

Mantener la motivación a lo largo del tiempo puede ser un desafío. Busca formas de mantenerte inspirado, como seguir a personas que tengan éxito en el mismo hábito en las redes sociales, llevar un registro de tus progresos o recompensarte a ti mismo cuando alcances hitos importantes. 

La motivación intrínseca, es decir, hacerlo porque realmente quieres hacerlo en lugar de hacerlo por obligación, es más sostenible a largo plazo. 

Esto te puede interesar > Las claves para desprogramar la mente de las emociones que te limitan

Por esta razón, recordarte a menudo para qué estás deseando incorporar este hábito, y dónde quieres llegar con él, te ayudará a mantenerte motivado.

6. Sé consistente

La consistencia es esencial para convertir un comportamiento en un hábito arraigado. Intenta realizar la acción deseada a la misma hora o en el mismo lugar todos los días. Cuanto más consistente seas, más fácil será para tu cerebro reconocerlo como una parte integral de tu rutina.

Tendemos a creer, erróneamente, que es el tiempo el que hace afianzar un hábito. Por eso se habla mucho de que se necesitan 21 días para crear un nuevo hábito, o 6 meses para afianzarlo. Realmente, el número de repeticiones es el factor determinante en la creación de nuevas rutas neuronales, por lo que, si queremos acortar el tiempo, necesitamos más repeticiones, y mejor integradas en nuestra rutina habitual.

7. Aprende a superar obstáculos

En el proceso de afianzar un hábito, enfrentarás obstáculos y desafíos. Es importante anticiparlos y tener estrategias para superarlos. Por ejemplo, si estás tratando de dejar de fumar y te encuentras con la tentación, puedes llevar chicles de nicotina o buscar apoyo en grupos de ayuda.

Recuerda reconocerte y premiarte cuando hayas logrado esquivar el obstáculo. Y si no lo lograste, no te preocupes, todavía tienes el efecto acumulativo anterior, así que no empiezas de cero otra vez. Continúa con el hábito al día siguiente, o en cuanto te sea posible retomar.

Esto te puede interesar > Superando los Obstáculos que te Impiden Avanzar en la Vida

8. Sé paciente y perseverante

Afianzar un hábito no es algo que suceda de la noche a la mañana. Requiere tiempo y esfuerzo constantes. Es normal tener recaídas y momentos de debilidad, pero lo importante es no rendirse. La perseverancia es fundamental para superar los obstáculos y mantener el hábito a largo plazo.

9. Evalúa y ajusta

Periódicamente, evalúa tu progreso y ajusta tu enfoque según sea necesario. ¿Estás alcanzando tus metas? ¿Necesitas modificar tu recordatorio o tu rutina? La autorreflexión te ayudará a identificar áreas de mejora y a mantener el hábito fresco y relevante.

Conclusión

El proceso de afianzar un hábito es un viaje que requiere dedicación, paciencia y atención cuidadosa. Comienza con una comprensión clara de tu objetivo, comienza pequeño, establece recordatorios y construye una rutina. Encuentra motivación intrínseca y sé consistente en tus esfuerzos. Aprende a superar obstáculos, sé paciente y perseverante, y evalúa y ajusta tu enfoque según sea necesario. 

Esto te puede interesar > La importancia de registrar nuestros logros y progresos: Un diario de cambios en nuestra vida

Al seguir estos puntos clave y prestando atención a estos aspectos, estarás en el camino correcto para convertir cualquier comportamiento en un hábito arraigado en tu vida. Recuerda que el cambio lleva tiempo, pero con determinación y compromiso, puedes lograrlo.

Y no olvides llevar un diario de tus progresos y premiarte por los cambios positivos que estás incorporando en tu rutina y tu vida.

Información relacionada