Después de 14 años, más de 32.000 pacientes tratados y 20 ediciones de la formación, este año , Sara Romerodeja de ofrecer Consultas y pasa a concentrar su tiempo y energía en la divulgación y expansión internacional del Método SOMA.

Recursos

El poder del secreto: Cuando tengas la intención en algo, no se lo digas a nadie

La energía y la intención que ponemos en algo pueden verse fácilmente afectadas por las opiniones y juicios de los demás, lo que puede debilitar nuestra motivación y frenar nuestro progreso. 

Es por eso que es importante aprender a guardar para nosotros mismos nuestras ideas y objetivos, al menos en las etapas iniciales.

Imagínate que has concebido una idea, un proyecto o un sueño que te llena de emoción y entusiasmo. En este punto, la idea es frágil, como una pequeña semilla que necesita tiempo y espacio para crecer. 

Esto te puede interesar > La poderosa fuerza de la intención: El camino hacia el logro

Si compartes tus planes de inmediato con otros, corres el riesgo de recibir críticas, dudas e incluso desaliento, lo que podría tener un impacto negativo en tu confianza y en el desarrollo de tu idea.

El período del desarrollo en silencio

En cambio, mantener tu idea en secreto te permite nutrirla y fortalecerla en la oscuridad. Al igual que una madre que lleva en su vientre a su hijo, espera unos prudentes tres meses antes de anunciar su llegada al mundo, necesitas proteger y cuidar tu idea mientras se va gestando. 

Este período de desarrollo silencioso te permite darle forma y claridad, resolver obstáculos y prepararte mentalmente para el camino por delante.

Al guardar tus intenciones y sueños para ti mismo, te brindas la oportunidad de conectarte con tu visión más profunda y escuchar tu propia voz interior. Te das permiso para explorar y experimentar sin el peso de las opiniones externas. 

Esto te puede interesar > Rompiendo Barreras: No te conformes en la vida

Además, al evitar distracciones y críticas prematuras, puedes concentrar tu energía y enfoque en tu objetivo, lo que aumenta las posibilidades de éxito.

La importancia de la discreción y la confidencialidad

Sin embargo, es importante tener en cuenta que guardar tus intenciones en secreto no significa que debas mantenerlas ocultas para siempre. Una vez que sientas que tu idea ha madurado lo suficiente y estás preparado para recibir retroalimentación constructiva, puedes comenzar a compartirla selectivamente con personas de confianza que puedan aportar valor y apoyo a tu proyecto.

Recuerda que la discreción y la confidencialidad no solo protegen tu idea, sino que también te permiten desarrollarla en un entorno seguro y propicio para su crecimiento. 

Esto te puede interesar > Método SOMA: La herramienta para reprogramar tu mente y liberarte de los programas limitantes

A medida que tu idea se fortalezca y se convierta en algo más tangible, estarás mejor preparado para enfrentar los desafíos y las opiniones contrarias que puedan surgir en el camino.

Confía en tu propio juicio y capacidad

Aprender a guardar para ti mismo tus intenciones y sueños en las etapas iniciales es una práctica poderosa. Al darle tiempo y espacio a tu idea para crecer y madurar en la oscuridad, aumentas tus posibilidades de éxito y minimizas la influencia negativa de las opiniones externas. 

Esto te puede interesar > ¿Cuáles son los 5 principales beneficios de la gestión emocional? 

Recuerda confiar en tu propio criterio y en tu capacidad para lograr lo que te propones.  Y no olvides dejar en suspenso tu propio crítico interior, y acallar los miedos al cambio. 

Si te has formado en el Método SOMA®, ya sabes perfectamente cómo hacerlo. 

¡Buena suerte en tu viaje de autodescubrimiento y creación!

Información relacionada

Preocupación: sentimiento paralizante y peligroso

A lo largo de nuestras vidas, todos experimentamos distintos momentos de preocupación, desde asuntos cotidianos hasta problemas de mayor envergadura.  Si bien la preocupación suele tener un propósito adaptativo al ayudarnos a anticipar problemas y prepararnos para enfrentarlos, su impacto en nuestro presente y sus consecuencias tienen que ser observadas con sumo cuidado. Aquí nos referimos a esa preocupación que no podemos controlar, ni frenar, y que domina nuestros pensamientos, aunque nuestros argumentos lógicos y nuestro entorno la consideren desmesurada. Esto te puede interesar > Superando los Obstáculos que te Impiden Avanzar en la Vida En las próximas líneas, conoceremos un poco más acerca de la preocupación obsesiva y las consecuencias que puede acarrear en la salud de las personas.  La preocupación: el sentimiento paralizante. Cuando hablamos de los peligros que conlleva el sentimiento de preocupación, el más obviado pero de los más importantes en nuestra vida es su carácter inmovilizante del presente. Muchas veces, por miedo a algún hecho que puede acontecer en el futuro, bloqueamos nuestro presente, paralizamos el área involucrada con ese miedo con la esperanza de que seremos capaces de prevenirnos para cuando el problema llegue. En los aproximadamente 6.000 años de civilización humana, no se ha registrado un caso en el que la preocupación haya cambiado el resultado del miedo que provocaba ese sentimiento. Por ejemplo, si tu empresa no está funcionando y estás preocupado de que te despidan, por mucho que sientas esa preocupación, no va a cambiar el resultado final de si te despiden o no. Sin embargo, es posible que la preocupación haya agravado la experiencia, ya que en lugar de anticiparte al riesgo que temes, buscando un nuevo trabajo, o afrontando la situación, habrás permanecido en un bucle mental, a la espera de que tus temores se confirmen.  Y si no se confirman, de nuevo habrás perdido tiempo y energía que podrías haber utilizado para disfrutar más de tu vida, o afianzarte mejor en tu profesión. Esto te puede interesar > Desbloqueando los Aspectos Energéticos: Cómo Superar los Obstáculos y Encontrar la Armonía Por lo tanto, desde este punto de vista, la preocupación se vuelve un problema cuando nos inmoviliza en el presente y no nos deja avanzar en nuestro camino. Consecuencias del sentimiento de preocupación. Problemas físicos. Las consecuencias más notables relacionadas con la preocupación están relacionadas con los problemas que está genera en nuestro cuerpo. Algunos ejemplos de problemas físicos que puede provocar este sentimiento son la tensión muscular y dolores asociados a ella, problemas gastrointestinales, problemas cardiovasculares, problemas dermatológicos o un sistema inmunológico debilitado, entre muchos otros. Esto es así porque el stress sostenido en el tiempo genera inflamación, peores digestiones y sobre esfuerzo del organismo. Problemas mentales A parte de los problemas físicos, el sentimiento de preocupación puede desarrollar una serie de problemas a nivel mental, entre los que destacan los cambios de humor, la irritabilidad, el insomnio, los problemas cognitivos, la ansiedad e incluso la depresión. Por eso es especialmente importante prestarle atención a este aspecto. Esto te puede interesar > Depresión, ansiedad, estrés y otros síntomas físicos Conclusión La preocupación es un sentimiento común en la experiencia humana que puede tener un impacto significativo en nuestra vida presente y futura.  Si bien puede servir como una herramienta adaptativa para anticipar problemas, debemos tener cuidado para no permitir que nos paralice en el presente, ya que rara vez cambia los resultados futuros. Además, sus consecuencias en la salud física y mental son notables, desde problemas físicos como la tensión muscular hasta trastornos mentales como la ansiedad y la depresión. Reconocer y abordar la preocupación de manera saludable es esencial para vivir una vida más equilibrada y saludable. Desde la perspectiva del Método SOMA, la preocupación es uno de esos programas a los que solemos atribuir problemas y que está fuertemente asociado al factor emocional. Siendo frecuente en esta programación sentimientos como la culpa, el miedo o la incertidumbre. Por eso lo consideramos como un sentimiento inútil necesario de eliminar de nuestro ser para poder proyectarnos en la dirección correcta. Esto te puede interesar > “Como las emociones afectan tus ojos” Conversaciones entre Ainhoa de Federico y Sara Romero Si todavía tienes dudas de si tienes este programa, o si te interesa conocer más acerca del enfoque del Método SOMA respecto de la preocupación, puedes consultar el siguiente enlace: A lo largo de nuestras vidas, todos experimentamos distintos momentos de preocupación, desde asuntos cotidianos hasta problemas de mayor envergadura.  Si bien la preocupación suele tener un propósito adaptativo al ayudarnos a anticipar problemas y prepararnos para enfrentarlos, su impacto en nuestro presente y sus consecuencias tienen que ser observadas con sumo cuidado. Aquí nos referimos a esa preocupación que no podemos controlar, ni frenar, y que domina nuestros pensamientos, aunque nuestros argumentos lógicos y nuestro entorno la consideren desmesurada. Esto te puede interesar > Superando los Obstáculos que te Impiden Avanzar en la Vida En las próximas líneas, conoceremos un poco más acerca de la preocupación obsesiva y las consecuencias que puede acarrear en la salud de las personas.  La preocupación: el sentimiento paralizante. Cuando hablamos de los peligros que conlleva el sentimiento de preocupación, el más obviado pero de los más importantes en nuestra vida es su carácter inmovilizante del presente. Muchas veces, por miedo a algún hecho que puede acontecer en el futuro, bloqueamos nuestro presente, paralizamos el área involucrada con ese miedo con la esperanza de que seremos capaces de prevenirnos para cuando el problema llegue. En los aproximadamente 6.000 años de civilización humana, no se ha registrado un caso en el que la preocupación haya cambiado el resultado del miedo que provocaba ese sentimiento. Por ejemplo, si tu empresa no está funcionando y estás preocupado de que te despidan, por mucho que sientas esa preocupación, no va a cambiar el resultado final de si te despiden o no. Sin embargo, es posible que la preocupación haya agravado la experiencia, ya que en lugar de anticiparte al riesgo que temes, buscando un nuevo

Leer más »

Víctima en el trabajo

En un mundo en constante evolución,cada vez son mayores los desafíos que nos encontramos tanto en nuestra vida personal como en la laboral.  Uno de los aspectos más intrigantes de nuestra psicología humana es cómo, a menudo, nos beneficiamos falsamente al adoptar el papel de víctimas, especialmente en el ámbito laboral.  El programa de víctima se manifiesta cuando nos sentimos desempoderados y atribuimos todas las circunstancias negativas a factores externos de nuestra vida, lo cual es capaz de influir significativamente en nuestro desarrollo personal y profesional, ya que nos desincentiva y nos deja sin ganas de esforzarnos por mejorar.  Esto te puede interesar > ¿Cómo puedo encontrar mi propósito de vida en lo profesional? Es posible que te estés sintiendo sin recursos, que sientas que son las circunstancias externas las que te dictan la vida y que todo te está pasando a ti. Este es, de nuevo, el programa de víctima. Tendemos a no verlo ni identificar cuando lo estamos sufriendo, pero ya es hora de explorar por qué nos aferramos a él y cómo desvincularnos de esta mentalidad. ¿Qué es el programa de víctima y por qué nos cuesta tanto liberarnos de él? Cuando hablamos del programa de víctima, este se expresa de forma muy diferente en diferentes culturas. La cultura anglosajona, por ejemplo, es claramente una cultura del éxito, donde las personas sienten admiración e inspiración por aquellos que triunfan. Sin embargo, en nuestra cultura hispánica, de profundas raíces judeocristianas, donde, recordemos, brillar y destacar ha sido incluso peligroso en algunas etapas de nuestra historia, el programa de víctima está profundamente extendido y arraigado en nuestra sociedad.  De la Queja a la Transformación Pero, ¿por qué nos resulta tan difícil liberarnos de este patrón mental? La respuesta radica en una idea errónea sobre la asertividad y la responsabilidad. Muchos de nosotros creemos que si estamos siendo afectados negativamente por algo o alguien, nuestra única opción es quejarnos y señalar a los culpables en vez de comprender la realidad de la situación y aceptar nuestra responsabilidad. Esta percepción errónea de la asertividad nos lleva a abrazar la mentalidad de víctima sin siquiera darnos cuenta de ello. Además, el programa de víctima nos hace sentir importantes y, a la vez, nos exime de tomar responsabilidad en lo que nos está ocurriendo. Si pensamos, por ejemplo, que la empresa en la que trabajamos tiene una cultura empresarial nefasta, es más sencillo quejarse que esforzarse en contribuir a cambiarla.  Esto te puede interesar > Crear nuevos hábitos: El proceso para afianzar el cambio. Recuerda que el ambiente laboral lo creamos entre todos, y si se extiende la apatía y la queja en tu lugar de trabajo, esto no va a permitir  ningún cambio positivo. La trampa de sentirnos autorizados como víctimas Una vez atrapados en el programa de víctima, no solo nos quejamos constantemente, sino que también nos sentimos autorizados a hacerlo. Además de víctima, me quejo porque tengo el poder de hacerlo. Esta sensación de autorización puede llevarnos a culpar a otros y a creer que merecemos una indemnización por las dificultades que enfrentamos. Sin embargo, esta actitud no solo es perjudicial para nuestra propia salud mental, sino que también puede dañar nuestras relaciones laborales y personales. En el programa de víctima siempre hay implícito un juicio hacia el exterior, hacia los otros, hacia el entorno. Pero falta la visión interior. Nos olvidamos de analizar también nuestra contribución a las circunstancias y, por tanto, nuestras posibilidades de cambiar el entorno. La relación entre la mentalidad de víctima y las circunstancias Cuando adoptamos la mentalidad de víctima, tendemos a ver las circunstancias como el principal factor determinante de nuestra vida. Te seguirán pasando cosas mientras tú sigas en esta idea de que es el exterior el culpable y de que son las circunstancias las que dirigen tu vida. Este enfoque externalista nos hace creer que no tenemos control sobre nuestra propia situación y que nuestras vidas están a merced de fuerzas externas. Pero, ¿es realmente así? ¿Son las circunstancias las que gobiernan nuestra vida laboral y personal? La realidad es negociable, y nuestra posición también. Si no estás satisfecho con tu puesto de trabajo o tus atribuciones, nada va a cambiar si tú no lo expresas, y lo solicitas.  Esto te puede interesar > Las 5 claves para tener éxito en las entrevistas de trabajo Si no te gusta el ambiente laboral, recuerda que puedes contribuir positivamente, con ideas, dinámicas y propuestas a la empresa, que seguro serán bienvenidas y tenidas en cuenta. El exterior como reflejo del interior Una verdad fundamental que debemos recordar es que el exterior es un reflejo de nuestro interior. A menudo, las circunstancias que enfrentamos son oportunidades disfrazadas de desafíos. Estas situaciones difíciles pueden ser catalizadoras para el crecimiento personal y profesional, pero solo si las abordamos con una mentalidad positiva y proactiva.  Muchas veces, las circunstancias se presentan de esta manera para enseñarnos lecciones valiosas y para despertar recursos internos que ni siquiera sabíamos que teníamos. Empoderamiento Personal: Superando la Queja En todo caso, en cada situación en la que nos estamos quejando, nada va a cambiar. Gastamos energía en hablar, pero no en pensar posibles estrategias para mejorar la situación. Tal vez creamos que no tenemos capacidad ni recursos en nosotros mismos, para impactar en el exterior pero, si buscas y analizas, te darás cuenta de que siempre hay algo que puedas hacer o decir para mejorar tu entorno laboral y personal. Desde el Método SOMA, estamos convencidos de que la tendencia a beneficiarnos falsamente de ser víctimas en nuestro trabajo y en la vida en general es un obstáculo que debemos superar para alcanzar nuestro potencial completo. Esto es fundamental, porque si en el trabajo no somos proactivos, esta actitud terminará por afectar también a nuestra vida personal. Esto te puede interesar > Superando los Obstáculos que te Impiden Avanzar en la Vida El programa de víctima puede mantenernos atrapados en un ciclo de quejas y resentimiento, impidiéndonos tomar el control de

Leer más »

¿Cómo puedo encontrar mi propósito de vida en lo profesional?

En algún momento de nuestras vidas, todos nos cuestionamos sobre nuestro propósito en este mundo. Ya sea que te sientas perdido en tu carrera, en tus relaciones o simplemente en la vida en general, la búsqueda de un propósito de vida puede ser un viaje transformador.  Esto te puede interesar > El miedo al cambio: ¿Cómo superarlo y aprovechar nuevas oportunidades? A continuación, te facilitamos algunos pasos clave que te ayudarán a encontrar tu propósito y vivir una vida con significado y satisfacción. 1. Reflexiona sobre tus pasiones y talentos: El primer paso para descubrir tu propósito de vida es reflexionar sobre tus pasiones y talentos. Pregúntate a ti mismo: ¿Qué actividades te hacen sentir más vivo y realizado? ¿En qué actividades pierdes la noción del tiempo?  Haz una lista de tus intereses, hobbies y habilidades naturales. Explora diferentes áreas y descubre qué te emociona y te motiva genuinamente. 2. Identifica tus valores fundamentales: Nuestros valores fundamentales son los principios y creencias más profundos que guían nuestras decisiones y acciones. Identificar tus valores te ayudará a encontrar un propósito que esté alineado con quién eres realmente. Reflexiona sobre lo que es importante para ti en la vida.  Esto te puede interesar > Las claves para desprogramar la mente de las emociones que te limitan ¿Qué te importa más? ¿Es la creatividad, la justicia social, la familia, la libertad o la contribución a la comunidad? Conecta tus valores con tus acciones diarias para vivir de acuerdo con ellos. 3. Busca inspiración y modelos a seguir: Observar a personas que han encontrado su propósito de vida puede ser inspirador y educativo. Investiga sobre aquellos que admiras y que han logrado alinearse con su pasión y propósito.  Lee libros, escucha podcasts o asiste a conferencias de líderes en campos que te interesen. Permítete aprender de ellos y tomar inspiración para definir tu propio camino. 4. Experimenta y toma acción: A menudo, el propósito de vida no se encuentra en un solo momento revelador, sino a través de la experimentación y la acción constante. Explora diferentes oportunidades y pruebas en el camino hacia tu propósito.  Esto te puede interesar > La importancia de registrar nuestros logros y progresos: Un diario de cambios en nuestra vida No tengas miedo de cometer errores o cambiar de dirección. La acción te brindará experiencia y claridad sobre lo que realmente te llena de alegría y satisfacción. 5. Escucha tu voz interior y practica la autocompasión: En el proceso de descubrir tu propósito de vida, es esencial escuchar tu voz interior y confiar en tu intuición. A menudo, nuestras mentes pueden estar llenas de dudas y miedos, pero aprender a sintonizar con nuestra sabiduría interna nos llevará por el camino correcto.  Además, practica la autocompasión a lo largo de este viaje. Permítete ser paciente contigo mismo y celebra cada pequeño avance que hagas. Encontrar tu propósito de vida es un viaje personal y único. Requiere tiempo, exploración y autodescubrimiento. A medida que reflexiones sobre tus pasiones, valores y talentos, y tomes acción hacia lo que te apasiona, te acercarás cada vez más a vivir una vida significativa y llena de propósito.  No te desanimes si no encuentras respuestas inmediatas, ya que el proceso de descubrimiento puede ser gradual. Aprovecha cada experiencia como una oportunidad de aprendizaje y crecimiento. Permítete explorar diferentes caminos y no tengas miedo de hacer ajustes en tu vida para seguir tu verdadero propósito.  Confía en ti mismo y en tus capacidades. Tú tienes el poder de crear la vida que deseas y encontrar tu propósito de vida. Permítete seguir tu intuición y escuchar a tu corazón. Cuando encuentres tu propósito, verás cómo tu vida se llena de significado y satisfacción, y podrás contribuir de manera única al mundo que te rodea. Esto te puede interesar > Desbloquea tu potencial mental con el Método SOMA: Mente consciente, subconsciente y supraconsciente Así que, adelante, ¡emprende este viaje de autodescubrimiento y encuentra tu propósito de vida! Recuerda que el tiempo y la dedicación que inviertas en ti mismo valdrán la pena cuando encuentres esa chispa interior que te guiará hacia una vida plena y significativa. ¡Te deseo éxito en esta apasionante búsqueda!

Leer más »