Después de 14 años, más de 32.000 pacientes tratados y 20 ediciones de la formación, este año , Sara Romerodeja de ofrecer Consultas y pasa a concentrar su tiempo y energía en la divulgación y expansión internacional del Método SOMA.

Recursos

Transforma tu Mente: Descubriendo el Poder Oculto de la Neuroplasticidad

Decía el Dalai Lama: “Una vez al año ve a algún lugar en el que nunca hayas estado antes”. Y con eso hacía referencia a un aspecto fundamental de nuestra mente que la ciencia ha corroborado ampliamente: experimentar cosas nuevas activa nuevas conexiones neuronales en nuestro cerebro, gracias a la neuroplasticidad, lo cual, a su vez, genera nuevas formas de ver la realidad, amplía nuestra visión del mundo y nos incita a la transformación.

De todo el fascinante universo que nos ha descubierto la neurociencia, la neuroplasticidad destaca como la joya más brillante, mostrándonos que el cerebro no es estático, sino un órgano increíblemente adaptable que puede ser fundamental en cómo nos desarrollamos en nuestras vidas. 

En este texto queremos explorar contigo las maravillas de la neuroplasticidad, detallando cómo nuestro cerebro tiene la capacidad de transformarse y adaptarse, facilitando nuestro día a día y permitiendo que nos proyectemos en la dirección que deseamos. 

Esto te puede interesar > Cómo Convertir los Obstáculos en Oportunidades: Resiliencia para Emprendedores

Más allá de su impacto en la salud mental, veremos la importancia que la neuroplasticidad tiene en los procesos de aprendizaje y adaptación, lo cual es, en muchas ocasiones, la llave del éxito personal y profesional .

El impacto de la neuroplasticidad en el ámbito personal y laboral

La neuroplasticidad, esa capacidad asombrosa del cerebro para reorganizarse y formar nuevas conexiones, nos recuerda que somos arquitectos de nuestra propia mente y dueños de nuestra existencia

A lo largo de la vida nuestro cerebro se adapta a un montón de experiencias, aprendizajes y desafíos, todas ellas distintas de las anteriores. Sin ser conscientes de ello, todos poseemos una herramienta increíble que nos puede mejorar la calidad de vida.

En el ámbito profesional, la neuroplasticidad desempeña un papel crucial ya que influye en diversas facetas que impactan directamente en el rendimiento y el desarrollo profesional. La capacidad del cerebro para reorganizarse y adaptarse a nuevas situaciones permite a los individuos enfrentarse a desafíos complejos con flexibilidad cognitiva. Esta flexibilidad se traduce en una rápida adaptación a nuevas tareas, tecnologías y entornos laborales.

La adaptabilidad al cambio, respaldada por la neuroplasticidad, se manifiesta en nuestra resiliencia frente a los momentos difíciles y nuestra capacidad para encontrar soluciones creativas a problemas emergentes. 

Esto te puede interesar > Desatando nuestro potencial profesional: Venciendo el Miedo de Seguir Nuestros Deseos

La plasticidad cerebral favorece la rápida adquisición de habilidades y conocimientos, contribuyendo así al desarrollo profesional continuo a lo largo de nuestra carrera profesional.

Neuroplasticidad y crecimiento personal

Por otro lado, hay que destacar que la neuroplasticidad no solo es importante para nuestra vida profesional. A nivel personal, la adaptabilidad y resiliencia son rasgos fortalecidos por esta capacidad. 

Ser flexibles a nivel neuronal nos facilita la gestión de desafíos cotidianos y el afrontamiento de cambios en nuestra vida personal. La creatividad en la resolución de problemas se ve potenciada y contribuye a la construcción de relaciones interpersonales sólidas mediante una comunicación efectiva y habilidades sociales mejoradas.

También cabe destacar el efecto que tiene en nuestro bienestar emocional la forma en la que nos adaptamos a las circunstancias que nos acontecen. La neuroplasticidad respalda la gestión del estrés y la preservación del equilibrio emocional en situaciones personales difíciles. 

Además, contribuye al desarrollo continuo de nuestras habilidades personales a medida que los roles y responsabilidades cambian, como en el caso de la paternidad o el cuidado de familiares.

Esto te puede interesar > La importancia de la autogestión emocional

Neuroplasticidad y reprogramación de la mente

Cuando la Neuroplasticidad hace su función de manera óptima, los aprendizajes nos sacan del bache, no refuerzan y graban información útil para el futuro, de modo que en situaciones similares podamos llegar más rápido a soluciones.

Sin embargo, en ocasiones los nuevos aprendizajes colisionan con creencias y programas limitantes, que hacen que el resultado final sea pobre, incluso negativo, y que las dificultades que enfrentamos nos hundan más en el bucle de lo irresoluble, en lugar de permitirnos salir de él.

Es en estos casos en los que se hace imprescindible la reprogramación mental. Desde el Método SOMA hemos comprobado cómo, tras eliminar los programas antagónicos que la persona sostenía, las personas experimentan cambios rápidos, profundos y muy significativos, en áreas de vida donde antes sólo experimentaban bloqueos.

Esto es así, porque nuestro cerebro había grabado una nueva programación, sin eliminar la anterior, generando un colapso mental, emocional y energético, que mantenía a la persona atascada y agotada.

Esto te puede interesar > Las claves para desprogramar la mente de las emociones que te limitan

En todos los casos donde la reprogramación mental elimina antagónicos, se experimentan cambios sin precedentes, un aumento significativo de la capacidad de aprender y adaptarse, y una energía muy superior, que se traduce en más acción y más disfrute.

Conclusión

Desde Método SOMA queremos incidir en cómo la neuroplasticidad nos ofrece un recordatorio impactante de que nuestras mentes son moldeables, capaces de crecer y cambiar a lo largo de toda la vida. Esta capacidad, si elegimos usarla de manera consciente, no sólo tiene efectos importantes para la salud mental, sino que también se convierte en un recurso de valor infinito en nuestra vida personal y profesional.

La importancia de saber adaptarse, empoderarse y encontrar recursos internos ante las diferentes pruebas y reveses que se nos presentan en la vida, no puede subestimarse. 

La capacidad de ajustar nuestra mente a nuevas circunstancias y desafíos se convierte en la llave maestra para el crecimiento y el éxito en todos los aspectos de la vida. La neuroplasticidad nos invita a abrazar el cambio, a aprender constantemente y a enfrentar la vida con una mentalidad flexible. 

En este viaje de transformación mental, la neuroplasticidad no solo es un mecanismo fascinante, desde el punto de vista científico, sino que es  un faro que ilumina el camino hacia una vida más rica, más adaptable y más exitosa

La forma más efectiva de activar nuestra neuroplasticidad es retando nuestras ideas preconcebidas, abriéndonos a posibilidades nuevas y a vivir experiencias imposibles para nosotros hasta ahora. Si no sabes por dónde empezar, puedes echarle un vistazo a la conversación que tuvieron la Doctora Ainhoa de Federico y la creadora del Método SOMA, Sara Romero. 

Esto te puede interesar > Desbloquea tu potencial mental con el Método SOMA: Mente consciente, subconsciente y supraconsciente

En esta distendida conversación que mantuvieron, además de hablar de la neuroplasticidad, conversaron acerca del impacto que las emociones tienen en la visión y la capacidad que tenemos las personas de hacer posible lo imposible. Te la dejo aquí mismo:

Información relacionada

¿Por qué tu propio subconsciente te impide obtener resultados? 

Casi un 95 % de las acciones, reacciones y pensamientos que ejecutamos las personas en nuestro día a día están dirigidos por nuestros programas inconscientes.  Estos están tan interiorizados que ni siquiera tenemos que pensar en ellos. Como el acto de conducir, que después de un tiempo se vuelve automático, y a veces ni siquiera recordamos cómo hemos llegado a casa, ya que hemos conducido sin apenas pensar en ello. Esto te puede interesar > ¿Qué es el Método SOMA? Estamos, por tanto, dirigidos por estos programas, que tenemos muy integrados en nuestro yo más profundo y, a menudo, asumidos como parte de nuestro carácter. Estos programas podrán hacernos las cosas más fáciles o difíciles, según su naturaleza.  Plasticidad cerebral Los programas subconscientes que determinan nuestra realidad pueden, contrariamente a lo que siempre se ha creído, ser modificados desde el exterior. No son, por tanto, elementos inamovibles de nuestra forma de ser, y es posible trabajar sobre ellos, crearlos, modificarlos o eliminarlos, siempre y cuando dispongamos de las herramientas necesarias para localizarlos y modificarlos.  Pero hay que tener la voluntad de analizar nuestros patrones, y enfrentarlos sin juicio, para poder beneficiarnos de las ventajas de la plasticidad del cerebro.   A continuación, te explicaremos qué son los programas mentales, los programas antagónicos y el motivo por el cual, eliminar aquellos programas que nos frenan puede ser la clave para progresar hacia el objetivo que buscamos y hacia una vida satisfactoria. Qué son los programas mentales  Las personas, al igual que los ordenadores, tenemos en nuestro subconsciente programas que rigen automatismos, que se generaron para simplificar nuestra vida y garantizar nuestra supervivencia, a partir de nuestra interacción con estímulos externos, como nuestro entorno o experiencias. Estos programas se ejecutan de manera inconsciente y nos facilitan mucho la vida,  a la hora de realizar distintas acciones de nuestro día a día. Esto te puede interesar > Las claves para desprogramar la mente de las emociones que te limitan En principio, podríamos pensar que nuestra programación subconsciente es únicamente positiva y adecuada para nosotros, pero esto no es así. Tal vez fue así para nuestros antepasados o para nuestra familia, pero algunos de esos automatismos pueden estar limitando tu vida y tus opciones de éxito en la actualidad. Evolución de nuestro cerebro Nuestro cerebro aprendió, ya en la prehistoria, que era fundamental para la supervivencia ser capaz de anticipar los cambios negativos. Aquellos de nuestros antepasados capaces de anticipar una nueva glaciación y migrar, salvaron su vida, por lo tanto, los que tenían esta programación se reprodujeron y perpetuaron esta creencia por vía genética.   No obstante, puede ser que, en la actualidad, anticipar los cambios negativos y, sobre todo, temer los cambios, haya anulado en ti la posibilidad de ver las oportunidades de mejora, lo que te hace vivir atrapado en una vida plana y lineal. Esto te puede interesar > El miedo al cambio: ¿Cómo superarlo y aprovechar nuevas oportunidades? En una era de grandes avances tecnológicos como la que estamos viviendo, los programas que nos impiden abrazar el cambio van a ser, definitivamente, antagónicos. Cómo nos sabotean nuestros programas Haciendo otra vez un símil con el campo de la informática, los programas pueden mejorar el rendimiento del ordenador o hacerlo más lento, incluso se puede dar el caso de que al ejecutar un programa, no podamos abrir otro que necesitemos para hacer la tarea que buscamos desarrollar.  Este último caso, en el caso de las personas, sería el de un programa antagónico, es decir, un programa que nos impide progresar con la tarea que tenemos o que queremos desarrollar, ya que es contrario al que debemos ejecutar para conseguir lograr el éxito. Esto te puede interesar > Superando los Obstáculos que te Impiden Avanzar en la Vida Vamos a ver un ejemplo real. Una persona decidió tratarse con el Método SOMA, tras  alimentar durante años un fuerte deseo de ser madre y haberlo intentado de todas las formas posibles, con gran inversión de tiempo, dinero e ilusión, sin lograrlo.  En su programación subconsciente, sin embargo, había un “aprendizaje erróneo”, heredado de su abuela paterna, quien tuvo 12 hijos y enviudó en la guerra y, debido a las circunstancias tan complejas de su vida, su cerebro grabó la información que ser madre te arruina la vida.  Obviamente, esta información era real para la abuela, pero no para la nieta, ya que esta sí deseaba ser madre. Solamente al eliminar esta programación del subconsciente de la paciente, se logró la ovulación, embarazo y ver cumplido el deseo de ser madre. Cómo se si tengo programas antagónicos limitantes La mayoría de los programas de nuestro subconsciente tienen un impacto positivo en nosotros y son los que nos permiten progresar en nuestro día a día. Sin embargo, es altamente común que el progreso o éxito en algún aspecto nunca llegue a realizarse en su totalidad, pese a todos nuestros esfuerzos por lograrlo. Esa limitación a la hora de obtener resultados, nos señala, a menudo,  la existencia de programas antagónicos ocultos, que nos llevan en una distinta dirección de la que queremos ir. Cuanto tenemos muchos programas antagónicos, además, nos encontramos agotados, ya que estamos invirtiendo energía en nuestros esfuerzos para avanzar, y nuestro sistema está gastando energía en ejecutar el programa contrario, que nos impide avanzar. Esto te puede interesar > Superando el Programa de Víctima y la Crítica: Abrazando la Responsabilidad Personal Es importante recordar que los programas que tenemos en nuestro cerebro pueden ser modificados o eliminados.  Por lo que, el hecho de rechazar un objetivo o sentir frustración por el incumplimiento de alguno de los pasos en nuestro camino no es más que una decisión nuestra de rechazar la opción de trabajar sobre esos programas que nos están impidiendo progresar y mejorar.  De nosotros depende que estos programas nos inspiren para trabajar en nosotros mismos, de manera que sean un impulso en nuestro camino más que un peso en nuestros bolsillos que nos frene o incluso nos llegue a detener. Conclusión No

Leer más »

Como nuestros programas nos enferman. Charla con Ainhoa de Federico

La vida está llena de desafíos y obstáculos que enfrentamos en diversas áreas, ya sea en el trabajo, la familia, los estudios o nuestras relaciones personales. Estos problemas, que parecen repetirse una y otra vez, están originados por programas mentales asociados a emociones, que influyen en nuestra forma de comportarnos. En este encuentro con Ainhoa de Federico, exploramos cómo los problemas que experimentamos a nivel personal, incluso a nivel físico, pueden considerarse como programas mentales y cómo el Método SOMA puede ser una herramienta eficaz para su transformación en otros programas más afines, que nos puedan impulsar tanto a nivel personal como a nivel profesional. Esto te puede interesar > La importancia de la coherencia: Creando una realidad alineada con nuestros deseos Los Problemas como Programas Mentales: Desde que nacemos, nuestro sistema mental y emocional incorpora a los programas que hemos recibido, todos los generados por nuestras vivencias. Cada experiencia que vivimos se graba en nuestra mente, y algunas de ellas se convierten en patrones repetitivos, que identificamos como problemas.  Estos problemas, a su vez, desencadenan emociones específicas, retro alimentándose en un ciclo interminable que, además, consume gran parte de nuestra energía. La teoría de la pirámide de Maslow, desde el Método SOMA la entendemos como una medida de la energía disponible. Siempre que tenemos baja energía, nos situamos en la base de la pirámide, con programas de carencia y supervivencia.  Desde ahí, es difícil ayudar a los demás o incluso cuidar de nosotros mismos. Irónicamente, hay personas con mucho dinero que, emocionalmente, siguen en la base de la pirámide, luchando por tener y acumular más, puesto que sus sentimientos de carencia no desaparecieron al tener más.  Esto te puede interesar > Las claves para desprogramar la mente de las emociones que te limitan Los problemas repetitivos pueden agotarnos y afectar nuestra calidad de vida. Y además, tomar conciencia, no es suficiente para dejarlos ir. Estos solo desaparecen si los eliminamos del subconsciente. Hay que tomar acción, hasta asegurarnos de que se han eliminado. El Método SOMA: Una Herramienta de Transformación: El Método SOMA es una técnica que permite abordar estos problemas desde una perspectiva única. La transformación a través del método SOMA se basa en tres pilares fundamentales: Esto te puede interesar > Crear nuevos hábitos: El proceso para afianzar el cambio. ¿Quién Puede Beneficiarse del Método SOMA? El Método SOMA es una herramienta versátil de la que puede beneficiarse cualquier persona. Cada individuo es único, y el enfoque de SOMA se adapta a las necesidades y características de cada paciente. Si bien los niños a menudo experimentan avances más rápidos debido a su falta de un ego con el que se identifiquen y al que se aferren, la mayoría de los pacientes suelen experimentar cambios significativos en tan solo tres sesiones de SOMA. ¿Cómo funciona el Método SOMA? El proceso de SOMA se inicia al acceder a la mente de la persona, siempre con su permiso,  a través de técnicas específicas del Método. Una vez dentro, se exploran, limpian y cambian los programas mentales asociados a los problemas. Es normal experimentar sensaciones físicas como hormigueos, temblores sutiles o la necesidad de orinar durante este proceso, ya que el cuerpo responde a los cambios que se están produciendo. Si bien cada individuo y su cuerpo responden de manera única al Método SOMA, algunos patrones generales en cuanto a los resultados que suelen presentar los distintos perfiles de pacientes que han optado por SOMA, podemos sacar las siguientes generalizaciones:  Esto te puede interesar > Directo con Patricia Berzosa – Cómo gestionar el dolor en momentos difíciles El Método SOMA es una terapia no médica que no depende de medicamentos ni de la creencia en la técnica. Cualquier persona, con la preparación adecuada, puede aprender a  utilizar SOMA para cuidar su salud física y emocional. SOMA es una herramienta poderosa para liberarnos de los programas mentales limitantes y transformar nuestra relación con los problemas, permitiéndonos vivir una vida más plena y satisfactoria. Si te ha resultado interesante este blog y quieres conocer un poco más del encuentro que tuvimos con Ainhoa de Federico, no dudes en ver el vídeo que te dejamos a continuación, donde profundizamos más en los temas, conocemos algunos casos particulares de pacientes SOMA y respondemos a las preguntas de nuestros seguidores..https://www.youtube.com/watch?v=o1Fw8xrNYyw&t=7s

Leer más »

Como las emociones afectan a nuestra visión

La conexión entre nuestras emociones y la salud ocular es un campo fascinante que ha capturado la atención de investigadores y profesionales de la salud visual.  Aunque a menudo subestimamos la complejidad de esta relación, los estudios científicos revelan que nuestras emociones no solo influyen en la forma en que percibimos el mundo, sino también en la salud física de nuestros ojos. Esto te puede interesar > “Como las emociones afectan tus ojos” Conversaciones entre Ainhoa de Federico y Sara Romero El Estrés y sus Efectos en la Visión El estrés, una emoción omnipresente en la vida moderna, puede tener un impacto significativo en nuestros ojos. La tensión emocional asociada con el estrés crónico puede desencadenar síntomas oculares, como la fatiga visual, el ojo seco y la visión borrosa.  La conexión entre el estrés y el aumento de la presión intraocular también ha sido objeto de estudio, sugiriendo una relación entre el estrés emocional y el riesgo de desarrollar enfermedades oculares como el glaucoma. Emociones Positivas y Salud Ocular Aunque las emociones negativas pueden tener efectos adversos en la salud ocular, las emociones positivas también desempeñan un papel importante, que no podemos desdeñar, en la mejora de nuestra salud visual.  La risa, la alegría y el optimismo han sido asociados con la liberación de endorfinas y la mejora de la circulación sanguínea, lo cual puede beneficiar la salud general de los ojos. Además, la relajación asociada con emociones positivas puede reducir la tensión ocular y disminuir la probabilidad de problemas como la fatiga visual. Efectos de la Ansiedad en la Visión La ansiedad, al igual que el estrés, se reflejan a menudo en indeseadas consecuencias negativas para nuestros ojos. Las personas que experimentan ansiedad a menudo tienden a parpadear menos, lo que puede resultar en ojos secos e irritados. Además, la ansiedad puede contribuir a problemas visuales como la visión borrosa y la sensibilidad a la luz, afectando la calidad de la visión. Esto te puede interesar > La importancia de la autogestión emocional La perspectiva del Método SOMA En nuestra experiencia con el Método SOMA, hemos observado de manera consistente cómo las emociones y la programación mental influyen de manera directa en la visión. A través del Método SOMA®, hemos abordado los síntomas de pacientes con problemas de visión, y al mejorar estos otros síntomas, también se constató en algunos casos mejoras sorprendentes, incluso en algunos se alcanzaron mejoras, que ya no se requieren gafas. En Método SOMA® queremos destacar que operamos con programas mentales, y que los efectos físicos son consecuencia de un cambio en dichos programas. Por eso, cuando una persona adopta la creencia limitante de que su visión no puede mejorar, erige una barrera significativa que obstaculiza su progreso. Este enfoque integral no solo desafía mitos arraigados, sino que también abre la puerta a la posibilidad real de una mejora sustancial en la salud visual. Es común creer que la visión inevitablemente se deteriora con la edad, y que las únicas soluciones son la cirugía o el uso de anteojos. Sin embargo, esta percepción es incorrecta, la vista puede mejorar con enfoques terapéuticos diferentes. Muchas personas mantienen la creencia limitante de que, inevitablemente, a partir de los 40 años se necesitarán gafas debido al inicio de la presbicia. Sin embargo, hace apenas 30 años, la presbicia solía manifestarse alrededor de los 50, lo que implica que hemos perdido aproximadamente 10 años de calidad visual. Esto te puede interesar > Salud Integral: La Complicada Relación entre Bienestar Físico, Salud Mental y Emociones Desmitificar la creencia de que el deterioro visual es inevitable después de cierta edad nos invita a considerar la influencia significativa de nuestro entorno y hábitos en la salud ocular, proporcionando una perspectiva optimista sobre la posibilidad de mantener una visión nítida a lo largo de los años. Los primeros antecedentes Remontándonos en el tiempo fue el  Dr. Charles Kelley uno de los pioneros en examinar la conexión entre los síntomas visuales y las emociones no procesadas.  Sus hallazgos, junto con otras investigaciones, permitieron inferir interesantes correlaciones entre las emociones y los tres problemas visuales más comunes como la miopía, presbicia y astigmatismo.  La eminente Dra. Ainhoa de Federico, ha recopilado años de estudios y evidencias sobre esta cuestión, observando la correlación directa entre emociones y trastornos visuales. Miopía y Emociones La miopía, que afecta la visión de lejos, se manifiesta como un filtro de inseguridad en la percepción de la vida. A menudo surge en momentos estresantes de la vida, especialmente en la juventud.  La percepción insegura del futuro conduce a comportamientos precavidos y prevenidos. Suele asociarse  a eventos como el nacimiento de un hermano o cambios significativos. Liberar estas tensiones emocionales puede contribuir a mejorar la miopía. Esto te puede interesar > ¿Cómo influyen las emociones en nuestra vida? Presbicia y Emociones Contrariamente, la presbicia, que afecta la visión de cerca, refleja una dispersión de energía hacia los demás, descuidando el autocuidado. La mirada nostálgica, enojada o culpable hacia el pasado indica una pérdida de interés en la propia vida.  Superar la presbicia implica redirigir la energía hacia el egoísmo positivo, colocándonos en el centro de nuestra existencia y haciendo ajustes para que la vida sea nuevamente emocionante. Astigmatismo y Emociones# El astigmatismo, vinculado a la confusión, surge cuando la autenticidad se sacrifica para complacer a los demás o cumplir expectativas externas. La distorsión de los valores personales se refleja tanto en la percepción de uno mismo como en la vista.  Abordar el astigmatismo implica cultivar la autenticidad constante, cuestionándonos sobre nuestras verdaderas intenciones y actuando en sintonía con nuestra autenticidad. Nuevos enfoques La relación entre emociones y visión es innegable. Desde los pioneros como el Dr. Kelley hasta las investigaciones actuales con el Método SOMA® o de la Dra. de Federico, se evidencia que abordar la salud ocular requiere un enfoque multidimensional que integre la liberación emocional, la optimización de la energía y la desmitificación de creencias limitantes.  Esto te puede interesar > Desprograma tus limitaciones: 5 falsos mitos en los

Leer más »