Después de 14 años, más de 32.000 pacientes tratados y 20 ediciones de la formación, este año , Sara Romerodeja de ofrecer Consultas y pasa a concentrar su tiempo y energía en la divulgación y expansión internacional del Método SOMA.

Recursos

El síndrome del impostor: descubre cómo combatirlo y alcanzar tu verdadero potencial

En el mundo actual, donde el éxito y la competencia son valores en alza, es común que muchas personas experimenten el llamado “síndrome del impostor”. Este fenómeno psicológico se caracteriza por una sensación de no merecer el éxito obtenido, a pesar de haber logrado grandes cosas. 

El síndrome del impostor es una condición psicológica en la que las personas tienen una percepción distorsionada de sí mismas y de sus habilidades. A pesar de tener evidencia objetiva de su competencia y logros, quienes sufren de este síndrome se sienten como un fraude, creyendo que sus éxitos son producto de la suerte o de engañar a los demás.

Esto te puede interesar > ¿Cómo podemos cambiar pensamientos negativos por positivos de manera rápida?

Sienten constantemente el miedo de ser descubiertos y desenmascarados como “impostores”.

¿Por qué ocurre el síndrome del impostor? 

No existe una causa única para el síndrome del impostor, pero suele estar asociado a una combinación de factores como la baja autoestima, el perfeccionismo, el miedo al fracaso y la comparación constante con los demás. Además, ciertos contextos como un entorno altamente competitivo o experiencias pasadas de críticas excesivas pueden contribuir a su desarrollo.

Cómo combatir el síndrome del impostor

Con el equipo de Método SOMA te dejamos algunas maneras de combatir el síndrome de impostor.

Internaliza los elogios y acepta tus fortalezas

Aprende a aceptar los elogios y reconocimientos que recibes. No los subestimes, ni los atribuyas a la suerte o a circunstancias externas. Reconoce tus habilidades y talentos, y date crédito por tus logros. Recuerda que mereces estar donde estás y que has trabajado arduamente para llegar allí.

Esto te puede interesar > ¿Cuáles son los 5 principales beneficios de la gestión emocional? 

Habla sobre tus sentimientos

No guardes tus emociones para ti mismo. Comparte tus sentimientos de duda y miedo con personas de confianza, como amigos cercanos, familiares o incluso un terapeuta. A menudo, sólo expresar tus preocupaciones puede aliviar la carga emocional que conlleva el síndrome del impostor.

Acepta el fracaso como parte del aprendizaje

Nadie es perfecto y todos enfrentamos fracasos en algún momento de nuestras vidas. En lugar de ver el fracaso como una confirmación de tus dudas internas, considéralo como una oportunidad para crecer y aprender. Acepta que los errores son normales y te permiten mejorar.

Desafía tus pensamientos negativos

Identifica los pensamientos negativos y autocríticos que surgen cuando experimentas el síndrome del impostor y reemplázalos con afirmaciones positivas. Reconoce tus puntos fuertes y recuerda que tienes la capacidad y los recursos para enfrentar los desafíos que se te presenten.

Establece metas realistas y alcanzables

El perfeccionismo y establecer estándares demasiado altos pueden alimentar el síndrome del impostor. En su lugar, fija metas realistas y alcanzables que te permitan medir tu progreso y celebrar tus avances. Divide tus grandes objetivos en pasos más pequeños y ve avanzando gradualmente.

Esto te puede interesar > ¿Qué dice la ley de causa y efecto?

Practica el autocuidado

El estrés y la ansiedad pueden intensificar el síndrome del impostor. Dedica tiempo regularmente a cuidar de ti mismo. Prioriza el descanso adecuado, la actividad física, una alimentación saludable y actividades que te brinden bienestar emocional. Cuanto mejor te sientas contigo mismo, más fácil será combatir los sentimientos de ser un impostor.

 Aprende de modelos a seguir

Busca ejemplos de personas exitosas que hayan experimentado el síndrome del impostor y hayan superado sus dudas. Lee sus historias y escucha sus consejos. Esto te recordará que no estás solo en esta lucha y que es posible superar el síndrome del impostor.

El síndrome del impostor puede afectar a cualquier persona, independientemente de sus logros y habilidades. Sin embargo, es importante recordar que tus sentimientos de ser un impostor no reflejan la realidad. Utiliza las estrategias mencionadas anteriormente para combatir este síndrome y liberarte de las dudas y miedos que te impiden alcanzar tu verdadero potencial. 

Esto te puede interesar > ¿Cómo Abrazar la Confrontación y la Resistencia de Manera Asertiva?

Eres capaz y mereces tus logros, puedes seguir creciendo y aprendiendo en tu camino hacia el éxito.

Si quieres saber más de otros programas que pueden estar bloqueando tu avance en la vida, puedes ver esta serie en nuestro Instagram:

https://www.instagram.com/p/CkiPhdJj4Ap/

Información relacionada

La importancia de dejar de compararse con los demás para mejorar la salud emocional

En la sociedad actual, la tendencia a compararse continuamente con los demás se ha vuelto omnipresente, alimentada por las redes sociales, estándares culturales y la presión constante de alcanzar ideales inalcanzables, nos ha vuelto imitadores de lo que aprecian nuestros sentidos. Aunque sea un tema poco tratado, este comportamiento de comparación constante puede tener un impacto  profundamente devastador en el bienestar emocional de las personas, afectando su autoestima, felicidad y percepción de sí mismas, tal y como veremos a continuación. Esto te puede interesar > De la Duda a la Seguridad: Cultivando una Mente Positiva para el Éxito Origen de la Necesidad de Comparación Constante y Cómo nos Afecta La necesidad de compararse a menudo encuentra sus raíces en la búsqueda de validación y aceptación social, y no hay que ser hipócritas en este tema. Todo el mundo, siendo jóvenes, se ha hecho el peinado que “molaba”, ha ido al “sitio de moda” o ha intentado pertenecer a algún grupo.  Y no pasa nada, la vida son etapas y aprendizajes, y la necesidad de adaptación al grupo es un comportamiento profundamente arraigado en nuestra psique evolutiva. El problema real lo concebimos cuando este comportamiento lo arrastramos a lo largo de nuestra vida y lo hacemos parte de nuestra identidad, intentando reflejar una realidad, que no es la nuestra. Las Redes Sociales quizás son el claro ejemplo de este comportamiento, todos los años se dan a conocer casos de gente que va más allá de lo necesario por unas míseras interacciones con su contenido o casos de personas que pese a reflejar una aparente felicidad acaban con sus vidas de manera repentina. Estas redes amplifican este fenómeno al exponer a las personas a imágenes cuidadosamente seleccionadas que pueden generarnos una sensación de insuficiencia o fracaso, en comparación con los demás.  Además, hoy en día, la posibilidad de obtener grandes ingresos de este medio ha favorecido a esta tendencia y a que mucha gente busque ser aceptada mediante sus publicaciones con la expectativa de poder dedicarse a ello. Esto te puede interesar > Cómo Convertir los Obstáculos en Oportunidades: Resiliencia para Emprendedores Además, hay otros aspectos como las expectativas culturales y sociales sobre el éxito, la apariencia y los logros contribuyen a la perpetuación de este comportamiento. Impacto en nuestra salud mental El hecho de tratar de encajar constantemente en el entorno, alejándonos y desconectándonos de quien realmente somos,  tiene importantes efectos negativos en nuestra vida. Entre ellos destacaría los siguientes: Impacto en la Autoestima La constante comparación puede erosionar gradualmente la autoestima de una persona. Al medir su valía en relación con los demás, las personas tienden a minimizar sus propios logros y cualidades únicas, centrándose en percepciones distorsionadas de lo que deberían ser o tener. Esto puede generar sentimientos de inadecuación y autocrítica. Es injusto para nuestro SER que estemos comparándonos con personas que no caminan nuestro camino, ni calzan nuestros zapatos. Para nuestra psique, el hecho de compararnos injustamente es similar a una madre que compara a sus hijos, sin tener en cuenta sus diferencias de personalidad, de edad y de circunstancias, erosionando de forma letal la autoestima de todos ellos. Desde el Método SOMA estamos convencidos de que la mayor muestra de respeto y amor que podemos darnos a nosotros mismos es contemplar nuestro propio camino con honestidad, valorando y premiando cada uno de los logros y aprendizajes que hagamos, puesto que estamos solos en él, y solo competimos en realidad con nosotros mismos. Esto te puede interesar > Desatando nuestro potencial profesional: Venciendo el Miedo de Seguir Nuestros Deseos Impacto en la Salud Mental La comparación constante también está vinculada a problemas de salud mental, como la ansiedad y la depresión. La presión de cumplir con estándares poco realistas puede generar un estrés constante y un sentimiento de fracaso.  La obsesión por la comparación puede convertirse en un ciclo negativo que afecta la estabilidad emocional y la calidad de vida. A menudo, la costumbre de compararse encubre un programa que sin duda es imprescindible erradicar, para ser tú mismo: la necesidad de esforzarte para que te quieran.  Este programa mental se instala en algún momento de la niñez o incluso de la gestación, por una herida de rechazo, y te puede llevar a una vida de servicio, donde tu siempre eres el último. Este comportamiento es la puerta de entrada de la enfermedad mental y de la autodestrucción. Impacto en las Relaciones Personales Este comportamiento no solo afecta la relación consigo mismo, sino también las relaciones interpersonales. La envidia y la competencia no saludable pueden surgir, debilitando los lazos afectivos y generando un ambiente de desconfianza. La comparación constante puede convertirse en un obstáculo para la empatía y la conexión auténtica con los demás. Esto te puede interesar > La importancia de la autogestión emocional En definitiva,, el hecho de que no exista un vínculo afectivo real entre nosotros y las personas con las que nos comparamos, hace imposible que generemos emociones positivas que nos inspiren a la automejora y al cambio, sino que están generando distancia y aislamiento. Conclusión: Desde Método SOMA entendemos que la comparación constante representa un desafío significativo para la salud emocional de las personas en la sociedad moderna. La toma de conciencia sobre las raíces de este comportamiento y su impacto es fundamental para abordar sus consecuencias y poder quitárnoslas.  En nuestra experiencia, todos estamos expuestos a este grave problema, pero son los niños y los jóvenes quienes carecen por completo de consciencia de que eso no debería de ser así y que les está dañando, puesto que todo su entorno es igual. Las miles de personas que se han tratado este problema con el Método SOMA, siendo un número creciente de niños y adolescentes, nos obliga a incidir en las graves consecuencias que puede tener el hecho de subestimar este comportamiento tóxico en nuestros hijos, y en nosotros.  Promover la autenticidad, la autoaceptación y la conexión genuina con los demás se presenta como un reto total hoy en día, pero,

Leer más »

Técnicas para Sentirte Digno: Claves para Fortalecer tu Bienestar Emocional

En un mundo marcado por desafíos constantes y experiencias complejas, la importancia de sentirse digno, a la altura de las circunstancias que nos rodean, emerge como un pilar fundamental para la salud emocional y el bienestar personal.  En este artículo desgranamos la influencia que tiene el sentido de dignidad en nuestra percepción de la vida, nuestras relaciones interpersonales y el camino hacia una realización más profunda. Esto te puede interesar > La importancia de la autogestión emocional Cómo Sentirnos Dignos nos Afecta en Nuestras Vidas La dignidad como cimiento emocional Reconocer y aceptar nuestra propia valía es esencial para construir una base emocional sólida y hacernos respetar. Sentirse digno implica no solo una autoevaluación positiva que influye directamente en la manera en que enfrentamos los desafíos y celebramos los éxitos, si no que también implica un autoconocimiento, saber hasta dónde podemos llegar y que hemos hecho para llegar hasta donde hemos llegado y como hemos conseguido lo que hemos conseguido. Esta autopercepción saludable actúa como un cimiento emocional que sustenta la resiliencia y la capacidad de adaptación. Si conseguimos ser conscientes y justos con nuestra realidad, conseguiremos dar valía a nuestra situación. Impacto en las relaciones interpersonales La autoestima y la sensación de dignidad impactan no solo la relación con uno mismo, sino también las interacciones con los demás. Al sentirse digno, uno tiende a establecer límites saludables, comunicarse de manera más efectiva y cultivar relaciones basadas en el respeto mutuo. Mientras que, si nos sentimos de menos, solo conseguiremos que la gente se crea en valía de “pisotear” nuestra situación y nuestros logros. Esto te puede interesar > Equilibrio Emprendedor: Trabajo y Vida Personal en Armonía La dignidad contribuye fuertemente a la construcción de conexiones auténticas y nutritivas, de ahí su importancia para llevar una vida plena y satisfactoria. La dignidad como motor de logros profesionales Además de ser una herramienta extremadamente útil en nuestra vida personal, también lo es a nivel profesional. Cuando nos sentimos dignos de nuestra realidad y nuestros logros nos sentimos más motivados y tenemos más confianza en nosotros mismos. Ambos aspectos son esenciales si lo que queremos es llevar una proyección laboral plena y satisfactoria. Al fin y al cabo, si no sentimos que algo lo hemos conseguido por nuestros propios méritos, eso es debido a que no nos sentimos dignos de nuestra situación. Solemos pensar que “debe haber sido golpe de suerte”, que “no fue mérito nuestro” o frases similares porque es más fácil acudir a esos pensamientos que al de verdad dañino que es que no nos sentimos suficientes. Muchas veces este tipo de pensamientos los arrastramos durante toda nuestra vida, convirtiéndolos en programas de nuestro cerebro que se ejecutan por acción predeterminada. Sin embargo, estos programas, como en cualquier aparato electrónico, se pueden desinstalar y cambiar por otros, solo tienes que conocer las herramientas que te puedan permitir lograrlos. Cómo cultivar el sentido de dignidad Cultivar la capacidad de sentirse digno desde un punto de vista emocional implica prácticas y enfoques que fortalezcan la autoestima y fomenten una percepción positiva de uno mismo. A continuación, te dejo algunas de las estrategias consideramos desde Método SOMA para conseguir erradicar el programa causante de este mal comportamiento que se repite: Autoconocimiento Aceptación personal Esto te puede interesar > Amor Propio: El Pilar Fundamental de Tu Bienestar Cuida de ti mismo Práctica de la gratitud Desarrollo personal Afrontamiento efectivo Conexión contigo mismo Esto te puede interesar > Reeduca tu cerebro, dándote un pequeño premio por cada logro, cada paso, cada miedo superado Conexiones positivas con los otros Celebra tus logros Busca ayuda En el Método SOMA somos expertos en la reprogramación mental. Si lo que estás buscando es quitar todos aquellos programas que te predestinan a situaciones que no te hacen bien, te animamos a conocer esta revolucionaria técnica de alta eficacia. Desde Método SOMA esperamos que este texto te haya ayudado a entender que reconocer y abrazar la propia dignidad es esencial para forjar una vida emocionalmente plena y satisfactoria. La autoevaluación positiva no solo afecta nuestra relación con nosotros mismos, sino que también influye en la calidad de nuestras conexiones interpersonales y en nuestra capacidad para enfrentar los desafíos con determinación y resistencia en nuestro trabajo.  Cultivar un sentido de dignidad se presenta como una senda valiosa hacia una vida más enriquecedora y auténtica.  Esto te puede interesar > Cómo Convertir los Obstáculos en Oportunidades: Resiliencia para Emprendedores Y solo tú puedes tomar la decisión de tomar cartas en el asunto, nosotros solo podemos ofrecerte la compañía en este viaje.

Leer más »

Desatando nuestro potencial profesional: Venciendo el Miedo de Seguir Nuestros Deseos

En el complejo escenario de la vida profesional, a menudo nos encontramos en una encrucijada entre la ambición y la seguridad. La realización de nuestros deseos laborales parece un ideal lejano cuando el miedo a arriesgar, a destacar y a expresar nuestras verdaderas aspiraciones se interpone en nuestro camino. A continuación vamos a ver cómo estos temores, tan arraigados a nivel laboral, pueden ser el freno que nos mantiene estancados en roles que no nos satisfacen completamente.  Esto te puede interesar > Lidera a tu Equipo hacia el éxito: Descubre los 5 Aspectos Clave para Triunfar Descubramos juntos cómo superar estos obstáculos para proyectarnos en una vida profesional más plena y significativa, consiguiendo así, desatar nuestro máximo potencial. El Miedo al Riesgo y la Comodidad Sumergirse en la búsqueda de nuestros deseos a nivel laboral suele ser un viaje emocionante pero lleno de desafíos, siendo uno de los más notables el temor al riesgo que supone indagar en nosotros, definir lo que queremos y generar el cambio laboral. Este miedo, proveniente del miedo a lo desconocido, lleva a muchos a buscar refugio en la seguridad de lo conocido, incluso cuando eso implica conformarse con trabajos que no llegan a colmar nuestras expectativas y pasiones. Otro punto que normalmente nos frena a perseguir nuestras pasiones es la estabilidad financiera, ¿Cómo voy a rechazar a 1.500€ seguros para intentar lo que de verdad me gusta?. La necesidad de asegurar nuestros ingresos y mantener un nivel de vida cómodo a menudo nos lleva a renunciar a la exploración de nuevos horizontes laborales. La rutina, aunque insatisfactoria, se convierte en un airbag de seguridad que nos protege de las incertidumbres inherentes a este cambio.  Este miedo al riesgo se traduce en una parálisis que nos impide avanzar hacia oportunidades que podrían conducirnos a una realización profesional más profunda y no hay nada peor, que las emociones que nos paralizan en nuestro presente. No obstante, es crucial reconocer que el riesgo es un componente esencial del progreso. Aquellos que han alcanzado el éxito en sus respectivos campos a menudo han tenido que enfrentar situaciones inciertas y aventurarse más allá de los límites de su zona de confort.  Esto te puede interesar > De la Duda a la Seguridad: Cultivando una Mente Positiva para el Éxito Estos individuos, lejos de sucumbir al miedo al riesgo, lo han abrazado como un motivador para el crecimiento y la innovación. ¿Quién le dijo a los futbolistas que por perseguir su sueño llegarían al éxito? ¿Y  a los youtubers?. Miedo a Ser Diferentes Otro de los miedo más comunes por los que la gente decide no lanzarse a por sus objetivos es el miedo a ser diferentes. La sociedad que conocemos hoy en día ejerce una presión constante para que nos ajustemos a la norma. El miedo a destacar, a sobresalir de la multitud, se infiltra en nuestras decisiones profesionales poco a poco, afectando a nuestras decisiones pequeñas y generando una preocupación constante por la crítica, el juicio de los demás y la inquietante posibilidad de no ser aceptados. En este contexto, es esencial recordar la trascendental importancia de la autenticidad y de la originalidad en el ámbito laboral. La sociedad, impulsada por la necesidad de conformidad, a menudo ignora las voces y las perspectivas únicas que alimentan la innovación y el progreso.  Al temer ser diferentes, renunciamos inconscientemente a la oportunidad de aportar algo verdaderamente único al mundo. La realidad es que abrazar nuestras diferencias no solo es liberador, sino también potencialmente transformador. Cada uno de nosotros posee una combinación única de habilidades, experiencias y perspectivas que pueden aportar un valor inigualable a cualquier entorno laboral.  Al renunciar al miedo a ser diferentes, abrimos las puertas a oportunidades inexploradas que pueden llevarnos hacia una realización laboral más auténtica y gratificante. Abrimos la posibilidad de ser únicos, de ser irremplazables. En última instancia, abrazar nuestras diferencias no solo nos permite destacar en lo que amamos hacer, sino que también contribuye al enriquecimiento del panorama laboral en su conjunto.  Esto te puede interesar > Rompiendo Barreras de Autocrítica y Desarrollando Autoestima Romper con la norma no es solo una elección valiente, sino una necesidad para aquellos que buscan realizar sus verdaderos deseos laborales. Nadie espera ser el referente de nadie, pero muchas veces, al perseguir algo rompedor y novedoso, despertamos el deseo en personas que se encontraban en nuestra misma situación y que deciden dar el paso a perseguir sus deseos. Miedo a Decir lo que Realmente Queremos Otro aspecto esencial de comprender en nuestro desarrollo del máximo potencial laboral es la importancia de comunicar lo que pensamos. La comunicación efectiva es esencial para la realización de nuestros deseos laborales.  Sin embargo, el miedo a expresar abiertamente nuestras aspiraciones puede ser un gran obstáculo ya que a menudo nos conformamos con roles que no nos satisfacen plenamente simplemente porque no nos atrevemos a pedir lo que realmente queremos o por que queremos evitar la conversación que sucederá. Al no comunicar nuestras verdaderas ambiciones, corremos el riesgo de quedar atrapados en roles que no nos desafían ni nos permiten crecer. La falta de claridad en la comunicación de nuestras metas profesionales puede llevarnos a aceptar situaciones laborales que no están alineadas con nuestros verdaderos deseos, lo que inevitablemente nos conducirá a la insatisfacción y la frustración para el resto de nuestra vida. Miedo a Aprender, Crecer y Evolucionar Finalmente, si no estamos dispuestos a aprender habilidades nuevas, crecer más allá de nuestra propia identidad y, en definitiva, evolucionar hasta convertirnos en nuestra mejor versión, nunca seremos capaces de crear algo “ahí afuera” que sea realmente diferencial, y donde podamos generar un hueco en el mercado solo para nosotros. Esto te puede interesar > ¿Cómo afrontar el miedo al fracaso laboral? El mundo necesita personas divergentes, con habilidades divergentes, y eso implica salir de la zona de confort. Si tienes programas mentales o creencias arraigadas que te están impidiendo crecer como profesional, y atreverte a ir a destinos no transitados hasta ahora,

Leer más »