e: info@metodosoma.com

Recursos

La importancia de dejar de compararse con los demás para mejorar la salud emocional

En la sociedad actual, la tendencia a compararse continuamente con los demás se ha vuelto omnipresente, alimentada por las redes sociales, estándares culturales y la presión constante de alcanzar ideales inalcanzables, nos ha vuelto imitadores de lo que aprecian nuestros sentidos.

Aunque sea un tema poco tratado, este comportamiento de comparación constante puede tener un impacto  profundamente devastador en el bienestar emocional de las personas, afectando su autoestima, felicidad y percepción de sí mismas, tal y como veremos a continuación.

Esto te puede interesar > De la Duda a la Seguridad: Cultivando una Mente Positiva para el Éxito

Origen de la Necesidad de Comparación Constante y Cómo nos Afecta

La necesidad de compararse a menudo encuentra sus raíces en la búsqueda de validación y aceptación social, y no hay que ser hipócritas en este tema. Todo el mundo, siendo jóvenes, se ha hecho el peinado que “molaba”, ha ido al “sitio de moda” o ha intentado pertenecer a algún grupo. 

Y no pasa nada, la vida son etapas y aprendizajes, y la necesidad de adaptación al grupo es un comportamiento profundamente arraigado en nuestra psique evolutiva. El problema real lo concebimos cuando este comportamiento lo arrastramos a lo largo de nuestra vida y lo hacemos parte de nuestra identidad, intentando reflejar una realidad, que no es la nuestra.

Las Redes Sociales quizás son el claro ejemplo de este comportamiento, todos los años se dan a conocer casos de gente que va más allá de lo necesario por unas míseras interacciones con su contenido o casos de personas que pese a reflejar una aparente felicidad acaban con sus vidas de manera repentina.

Estas redes amplifican este fenómeno al exponer a las personas a imágenes cuidadosamente seleccionadas que pueden generarnos una sensación de insuficiencia o fracaso, en comparación con los demás. 

Además, hoy en día, la posibilidad de obtener grandes ingresos de este medio ha favorecido a esta tendencia y a que mucha gente busque ser aceptada mediante sus publicaciones con la expectativa de poder dedicarse a ello.

Esto te puede interesar > Cómo Convertir los Obstáculos en Oportunidades: Resiliencia para Emprendedores

Además, hay otros aspectos como las expectativas culturales y sociales sobre el éxito, la apariencia y los logros contribuyen a la perpetuación de este comportamiento.

Impacto en nuestra salud mental

El hecho de tratar de encajar constantemente en el entorno, alejándonos y desconectándonos de quien realmente somos,  tiene importantes efectos negativos en nuestra vida. Entre ellos destacaría los siguientes:

Impacto en la Autoestima

La constante comparación puede erosionar gradualmente la autoestima de una persona. Al medir su valía en relación con los demás, las personas tienden a minimizar sus propios logros y cualidades únicas, centrándose en percepciones distorsionadas de lo que deberían ser o tener. Esto puede generar sentimientos de inadecuación y autocrítica.

Es injusto para nuestro SER que estemos comparándonos con personas que no caminan nuestro camino, ni calzan nuestros zapatos. Para nuestra psique, el hecho de compararnos injustamente es similar a una madre que compara a sus hijos, sin tener en cuenta sus diferencias de personalidad, de edad y de circunstancias, erosionando de forma letal la autoestima de todos ellos.

Desde el Método SOMA estamos convencidos de que la mayor muestra de respeto y amor que podemos darnos a nosotros mismos es contemplar nuestro propio camino con honestidad, valorando y premiando cada uno de los logros y aprendizajes que hagamos, puesto que estamos solos en él, y solo competimos en realidad con nosotros mismos.

Esto te puede interesar > Desatando nuestro potencial profesional: Venciendo el Miedo de Seguir Nuestros Deseos

Impacto en la Salud Mental

La comparación constante también está vinculada a problemas de salud mental, como la ansiedad y la depresión. La presión de cumplir con estándares poco realistas puede generar un estrés constante y un sentimiento de fracaso. 

La obsesión por la comparación puede convertirse en un ciclo negativo que afecta la estabilidad emocional y la calidad de vida.

A menudo, la costumbre de compararse encubre un programa que sin duda es imprescindible erradicar, para ser tú mismo: la necesidad de esforzarte para que te quieran.  Este programa mental se instala en algún momento de la niñez o incluso de la gestación, por una herida de rechazo, y te puede llevar a una vida de servicio, donde tu siempre eres el último. Este comportamiento es la puerta de entrada de la enfermedad mental y de la autodestrucción.

Impacto en las Relaciones Personales

Este comportamiento no solo afecta la relación consigo mismo, sino también las relaciones interpersonales. La envidia y la competencia no saludable pueden surgir, debilitando los lazos afectivos y generando un ambiente de desconfianza. La comparación constante puede convertirse en un obstáculo para la empatía y la conexión auténtica con los demás.

Esto te puede interesar > La importancia de la autogestión emocional

En definitiva,, el hecho de que no exista un vínculo afectivo real entre nosotros y las personas con las que nos comparamos, hace imposible que generemos emociones positivas que nos inspiren a la automejora y al cambio, sino que están generando distancia y aislamiento.

Conclusión:

Desde Método SOMA entendemos que la comparación constante representa un desafío significativo para la salud emocional de las personas en la sociedad moderna. La toma de conciencia sobre las raíces de este comportamiento y su impacto es fundamental para abordar sus consecuencias y poder quitárnoslas. 

En nuestra experiencia, todos estamos expuestos a este grave problema, pero son los niños y los jóvenes quienes carecen por completo de consciencia de que eso no debería de ser así y que les está dañando, puesto que todo su entorno es igual.

Las miles de personas que se han tratado este problema con el Método SOMA, siendo un número creciente de niños y adolescentes, nos obliga a incidir en las graves consecuencias que puede tener el hecho de subestimar este comportamiento tóxico en nuestros hijos, y en nosotros. 

Promover la autenticidad, la autoaceptación y la conexión genuina con los demás se presenta como un reto total hoy en día, pero, si se consigue alcanzar, es el antídoto ideal para contrarrestar la toxicidad de la comparación continua y cultivar un ambiente emocional saludable y enriquecedor.

Esto te puede interesar > Reprogramando el Pasado: La Clave para un Futuro Personal y Profesional ExitosoSi quieres aprender como desarrollar las herramientas que te permitan tener una vida plena no dudes en conocer más a fondo el Método SOMA, una técnica revolucionaria de reprogramación de la mente que te permitirá alcanzar tus objetivos.

Información relacionada