e: info@metodosoma.com

Recursos

Equilibrio Emprendedor: Trabajo y Vida Personal en Armonía

¿Quién no ha contestado al teléfono del trabajo fuera del horario laboral?. ¿Quién no ha contestado un email fuera de sus horas? ¿Quién no ha tenido esa época de estar sometidos al bucle de salir de casa para ir al trabajo pero nunca salir del trabajo.

Hoy en día es una realidad que una de cada dos personas siguen con sus obligaciones laborales fuera de los horarios establecidos en sus contratos. Vivimos en una época de carrera continua y de multiobjetivos que nos hacen estar “trabajando todo el rato”. 

Sin embargo, saber desconectar es extremadamente importante, debemos saber distanciar nuestro trabajo de nuestra vida personal, pues si no, arrastraremos las emociones que el trabajo nos genera a nuestra vida privada, la cual debería servirnos como una vía de escape para refrescarnos de nuestras responsabilidades.

Esto te puede interesar > Amor Propio: El Pilar Fundamental de Tu Bienestar

En este texto queremos sumergirnos en la importancia de cultivar una gestión emocional efectiva para armonizar estas dos esferas de nuestra existencia, explorando cómo lograrlo, las consecuencias de ignorarlo y las recompensas de abrazar esta valiosa habilidad.

El Baile Entre Compromisos

La danza intrincada entre los compromisos laborales y personales demanda una habilidad maestra para mantener el equilibrio en la cuerda floja de la vida. Establecer límites nítidos se erige como la primera y más esencial estrategia en este baile emocional. 

Saber decir «no» cuando es necesario no solo es un acto de autenticidad, sino una demostración valiente de autoafirmación y al marcar límites, no solo defendemos nuestro tiempo y energía, sino que también creamos un espacio sagrado para nuestras necesidades personales, fortaleciendo así nuestra capacidad para comprometernos plenamente en todas las áreas de nuestra vida.

Las Consecuencias de la Desconexión Emocional

La falta de desconexión entre la esfera laboral y la personal no solo arroja sombras sobre nuestra salud mental y física, sino que también proyecta su influencia insidiosa en nuestro desempeño y relaciones. 

La fatiga y el agotamiento, como consecuencia de una carga laboral abrumadora, no solo amenazan nuestra productividad y creatividad, sino que también tiñen nuestra percepción del mundo, al final, acabamos arrastrando nuestras emociones del trabajo a los encuentros que tenemos en nuestro tiempo de ocio, ya sea a nuestras familias o a nuestros amigos. 

Esto te puede interesar > La importancia de la autogestión emocional

Además de las consecuencias en nuestras relaciones, el no saber distinguir entre los momentos de ocio y los de trabajo nos va a llevar a una dinámica autodestructiva donde el estrés, la ansiedad y el mal humor van a extenderse a problemas mentales y físicos que van a poder alcanzar una gravedad inimaginaria.

La Recompensa de la Armonía

En el lienzo de la vida, aquellos que logran gestionar emocionalmente el equilibrio entre trabajo y vida personal despiertan a una sinfonía de beneficios que se despliegan en todas las áreas de su existencia, desde el nivel físico, hasta el emocional. 

Son innumerables las ventajas que tienen las personas que saben distanciar su vida personal de la laboral. La productividad no solo se mantiene, sino que florece cuando se respeta la necesidad de descanso y renovación. 

La creatividad, liberada de las cadenas del agotamiento, expande sus alas, permitiendo el surgimiento de ideas innovadoras y soluciones frescas. Las relaciones personales, alimentadas con tiempo y energía, florecen en un terreno fértil, fortaleciendo los lazos y proporcionando un apoyo mutuo sólido. 

La satisfacción general y la sensación de bienestar dejan de ser metas lejanas para convertirse en una realidad tangible cuando aprendemos a disfrutar plenamente de los momentos fuera del bullicio laboral..

Esto te puede interesar > Abnegación: La importancia del equilibrio entre ceder y ser egoísta.

Productividad y vida equilibrada

Si queremos mantener nuestra productividad alta y nuestra vida equilibrada, debemos asegurarnos de trazar la línea entre lo personal y profesional en todo momento. Esto implica:

  1. Que en el tiempo de alta productividad profesional no vamos a permitir interrupciones de la vida personal, excepto si se trata de una urgencia, por supuesto. Y lo mismo se aplica a la vida personal. Solo se permiten urgencias.
  1. Contar con un sistema de trabajo que nos permita ejecutar de manera eficiente nuestras tareas, y terminar la jornada laboral y la semana con los objetivos cubiertos.
  2. Desarrollar la capacidad de ejercer una presencia plena en cada situación en la que nos encontremos, sin permitir que nuestra mente y nuestros pensamientos vaguen con problemas distintos a los que tenemos que abordar en cada momento.
  1. Deshacernos de todos los programas de lucha, exceso de responsabilidad, esfuerzo no recibido y culpa que, inconscientemente, nos mantienen en un bucle de trabajo sin fin, del que no podemos salir. 

Conclusión

Desde Método SOMA queremos hacerte consciente de que la gestión emocional se erige como un coreógrafo que guía el equilibrio entre nuestras obligaciones laborales y personales. 

La importancia de esta habilidad radica en la capacidad de cultivar una vida plena y significativa. Al aprender a establecer límites, practicar la gestión emocional y reconocer las consecuencias de la desconexión emocional, abrazamos la oportunidad de vivir de manera más auténtica y satisfactoria.

Esto te puede interesar > «Rompiendo Barreras de Autocrítica y Desarrollando Autoestima»

Si esto te resulta imposible, te sugerimos que revises tus creencias limitantes y programas inconscientes, que te impiden encontrar equilibrios saludables entre las diferentes áreas de tu vida, tan necesarios para la felicidad.

Información relacionada