e: info@metodosoma.com

Recursos

Cómo la Falta de Formación se Convierte en Freno para el Desarrollo Profesional

En el complicado laberinto del desarrollo profesional, la falta de formación surge como una sombra persistente que cada vez más eclipsa el potencial de muchos individuos. 

En unos tiempos donde cada vez el estándar formativo mínimo es más alto, este obstáculo no solo limita habilidades técnicas, sino que también ejerce un impacto emocional significativo. 

En este artículo exploraremos cómo la carencia de formación se puede transformar en un freno para el crecimiento, afectando la confianza y la motivación. 

Esto te puede interesar > ¿Cómo afrontar el miedo al fracaso laboral?

Además, conoceremos las estrategias que te pueden ayudar a superar esta barrera y desatar el potencial que yace latente en cada uno.

Conozcamos Mejor el Problema

La falta de formación, más allá de ser una brecha de habilidades, se manifiesta como un desafío emocional que puede minar la confianza y la autoestima. 

Cada vez es mayor la formación de las nuevas generaciones, lo que eleva mucho el estándar que buscan las empresas a nivel laboral, haciendo que lo que antes para una empresa era un 8, hoy sea un 6.

A nivel emocional esta incertidumbre sobre la propia competencia puede generar ansiedad y auto duda, creando un ciclo negativo que obstaculiza el progreso profesional. 

Muchas personas desarrollan problemas como ansiedad o depresión ante esta situación, haciendo que en vez de usar esta falta de formación como elemento motivador, impacte en la vida personal a nivel emocional, desarrollando efectos negativos en su salud tanto física como mental. 

Este impacto emocional no solo afecta al individuo, sino que también reverbera en su entorno laboral y personal, ya que nadie es capaz de aislar sus sentimientos y emociones a un área en específico y siempre quedan grietas que los filtran al resto de nuestra vida.

Esto te puede interesar > Rompiendo Barreras de Autocrítica y Desarrollando Autoestima

Imprescindible iniciar el movimiento

La clave para remediar este creciente problema  radica en reconocer la importancia de la formación continua y buscar los medios más asequibles a nuestra situación.

 La adquisición de nuevos conocimientos y habilidades no solo debe potenciar la capacidad técnica, sino que también debe  actuar como un catalizador para construir una sólida base emocional. 

De hecho, ninguna formación complementaria es del todo útil si no tiene en cuenta la adquisición de habilidades de comunicación, trabajo en equipo, gestión del tiempo, gestión del stress y gestión de crisis. 

Todo nuevo reto va a requerir de estas habilidades, por lo que, además de adquirir conocimientos técnicos, tenemos que mejorar todas las  formas en que ganamos valor como profesionales  para nuestros proyectos o empresas.

Nunca dejaremos de aprender, por lo que el mayor cambio de mentalidad requerido en  los nuevos tiempos, es ser conscientes de que las habilidades tangibles e intangibles deben ser expandidas continuamente, para adaptarse e incluso anticiparse a las necesidades futuras del mercado laboral.

Esto te puede interesar > Cómo Navegar en los Cambios de la Vida con Resiliencia y Adaptabilidad

La educación continua no solo ilumina el camino profesional, sino que también fortalece la confianza en las propias capacidades, desmontando las barreras emocionales que la falta de formación puede erigir.

Por dónde empezar

Si decides volver a estudiar, para cambiar de profesión o para mejorar en la actual, en primer lugar debes hacer un análisis claro de las competencias que tienes y las que te faltan por adquirir, para ser eficaz y válido en tu trabajo ideal.

En segundo lugar necesitas enumerar de manera realista los recursos económicos y de tiempo que tienes disponibles para abordar una nueva formación. 

Una vez has estimado un tiempo que le vas a dedicar a los estudios, multiplícalo por dos, ya que los inconvenientes, los imprevistos y el cansancio es algo con lo que no contamos a priori en el análisis.

El tiempo y la energía disponible son los principales enemigos de la formación como adultos, ya que el día a día laboral, la familia, la vida personal y el autocuidado ya ocupan prácticamente el 100% de esos recursos.

Afortunadamente, hoy en día la tecnología nos ofrece un abanico de oportunidades para superar estos obstáculos que rompe todas las barreras que en el pasado encontrábamos. 

Podemos acceder a  todo tipo de plataformas educativas en línea, cursos especializados y programas de desarrollo profesional que nos permiten acceder a la formación de manera flexible y adaptada a nuestras necesidades. 

Esto te puede interesar > Equilibrio Emprendedor: Trabajo y Vida Personal en Armonía

¿Quién no ha aprendido algo a través de Youtube? Hoy en día las excusas de no poder acceder a formaciones parecen haber caducado.

Conclusión

Desde Método SOMA esperamos que el artículo te haya resultado interesante. Sabemos que en la travesía hacia el desarrollo profesional, la falta de formación no debe ser percibida como un callejón sin salida, sino como un desafío que puede ser superado, y esperamos, que ahora tu lo veas igual que nosotros. 

Más allá de las habilidades técnicas, la formación se convierte en un faro que ilumina el camino, disipando las sombras emocionales que pueden frenar nuestro avance. Reconocer la importancia de la educación continua y aprovechar las oportunidades disponibles son los primeros pasos para desatar el potencial que yace en lo más profundo de cada individuo. 

En este viaje, la formación no solo es la llave para el crecimiento profesional, sino también la fuerza que impulsa la confianza, la motivación y la realización personal.

Esto te puede interesar > Descubre el Método SOMA con Sara Romero y Ainhoa de FedericoTe invitamos a ver algunos testimonios de nuestros alumnos, que tal vez te inspiren a darte cuenta de que “querer es poder” y que un esfuerzo superior en un momento dado seguramente nos va a ahorrar mucho tiempo en el futuro, a la vez que nos llena de satisfacción y enriquecimiento. ¡Testimonios aquí!

Información relacionada