Después de 14 años, más de 32.000 pacientes tratados y 20 ediciones de la formación, este año , Sara Romerodeja de ofrecer Consultas y pasa a concentrar su tiempo y energía en la divulgación y expansión internacional del Método SOMA.

Recursos

¿Cómo afrontar el miedo al fracaso laboral?

¿Quién no ha sentido miedo a fracasar en su trabajo?, ¿Quién no ha dado un paso por miedo a hacerlo mal?

El miedo al fracaso laboral es una experiencia muy común que puede afectar a cualquier persona en su vida profesional. Este temor puede ser particularmente agudo en un entorno laboral competitivo y dinámico como en el que vivimos hoy en día, donde todo tiene que ser bueno y rápido.

Esto te puede interesar > Desafiando la Rutina: La Clave para el Éxito Empresarial

Vivimos una época donde las expectativas son altas y las exigencias son constantes. Afrontar el miedo al fracaso es un aspecto esencial para desarrollar nuestra carrera sin esa barrera tan limitante de nuestra vida profesional.

Para ello, desde Método SOMA queremos describirte varias estrategias de gestión emocional que nos pueden llevar a atajar este problema.

Reconocer y Validar Emociones

El primer paso para afrontar el miedo al fracaso es reconocer y validar las emociones que asociamos al hecho de fracasar. Las formas más comunes de las que nos sentimos cuando tenemos miedo a fracasar en algo son sentir ansiedad, nerviosismo o dudas sobre nuestro desempeño laboral. Permitirse experimentar estas emociones sin juzgarnos a nosotros mismos es crucial para llevar está situación de la mejor manera posible desde el punto de vista emocional. La autoaceptación nos proporcionará la base necesaria para abordar el miedo de la manera más efectiva posible.

Cambiar la Percepción del Fracaso

Es esencial cambiar la percepción del fracaso. En lugar de verlo como un revés insuperable y algo de lo que avergonzarnos, considerarlo como una oportunidad para aprender y crecer será esencial para coger los aspectos positivos que el hecho de fracasar nos pueda conllevar. Los errores nos ofrecen lecciones valiosas que pueden conducir a mejoras y ajustes en nuestro trabajo. Adoptar una mentalidad de crecimiento sabiendo que hemos fracasado, por que lo hemos hecho y aplicar este conocimiento en situaciones futuras va a ser clave para llevar nuestro trabajo al máximo exponente.

Esto te puede interesar > Rompiendo Cadenas: Liberándonos de la Búsqueda Perpetua de Aprobación

Establecer Metas Realistas

El establecimiento de metas realistas y alcanzables puede ayudar a reducir la presión y el miedo al fracaso. Muchos planteamos nuestros objetivos de una manera extremadamente optimista, haciéndolos prácticamente inalcanzables.

 Fragmentar grandes objetivos en tareas más pequeñas permite un progreso gradual y mejora de la confianza en la capacidad para lograr el éxito. Celebrar los logros, por mínimos que sean, refuerza la autoestima y mitiga el temor al fracaso.

Desarrollar Habilidades y Capacidades

La mejora continua y el desarrollo de habilidades son elementos fundamentales para afrontar el miedo al fracaso. Actualizar y adquirir nuevas competencias proporciona al trabajador un sentido de control sobre el destino de su vida profesional. La inversión en el desarrollo personal no solo fortalece las habilidades laborales, sino que también construye una base sólida para enfrentar los desafíos con confianza en otras áreas de la vida, ya que arrastraremos las habilidades adquiridas.

Además, es muy interesante analizar otras estrategias desde el punto de vista de los emprendedores o la gente que está buscando empezar a emprender. En este caso hay que destacar las siguientes:

Aceptar la Posibilidad del Fracaso

Uno de los primeros pasos para afrontar el miedo al fracaso en el emprendimiento es reconocer y aceptar la posibilidad de que las cosas no siempre saldrán como se planean. La gestión emocional implica entender que el fracaso no define a un emprendedor; más bien, es una parte inevitable del camino hacia el éxito, esta aceptación permite liberar la energía mental y emocional necesaria para tomar riesgos calculados y aprender de las experiencias, incluso cuando no son un rotundo éxito.

Esto te puede interesar > Adicción al Drama: Cuando la Intensidad se Convierte en un Problema

Cultivar la Resiliencia

La resiliencia emocional es un pilar fundamental para afrontar el miedo al fracaso en el mundo del emprendimiento. Los obstáculos y las adversidades son inevitables, pero la capacidad de recuperarse a los contratiempos y seguir adelante es lo que define a muchos emprendedores exitosos. Cultivar la resiliencia implica aprender a ver los fracasos como oportunidades para aprender y mejorar, construyendo así una mentalidad que favorece el crecimiento a largo plazo. 

Es decir, tenemos que ser conscientes de que ningún negocio es perfecto desde sus inicios, no debemos pretender no tener errores por que es parte del camino de pulir los distintos procesos, lo que tenemos que hacer es tratar de minimizarlos

Desarrollar Habilidades de Gestión Emocional

La gestión emocional efectiva es una habilidad crucial para cualquier emprendedor. La capacidad de reconocer y manejar las emociones, tanto propias como de los demás, puede marcar la diferencia en situaciones de alta presión. Esto implica no solo la gestión de la ansiedad y el miedo, sino también la capacidad de mantener la claridad mental y la toma de decisiones efectivas incluso en momentos de incertidumbre.

En conclusión, desde Método SOMA creemos que afrontar el miedo al fracaso laboral es un viaje emocional que requiere valentía y autenticidad. La gestión emocional no solo ayuda a los emprendedores a superar el temor al fracaso, sino que también se convierte en un catalizador para la innovación, la creatividad y el crecimiento personal para todos los trabajadores. 

Esto te puede interesar > La importancia de la autogestión emocional

Aquellos que abrazan y aprenden de sus experiencias, tanto exitosas como fracasadas, son los que están mejor equipados para forjar caminos inéditos y alcanzar el éxito en el desafiante pero gratificante mundo del emprendimiento.

Información relacionada

Uso de la energía: Cómo potenciar el crecimiento personal y colectivo

En el universo, la energía desempeña un papel fundamental, incluso más importante que el dinero. El dinero es solo un constructo temporal de una era, mientras que la energía es la moneda de cambio que impulsa el crecimiento exponencial.  Esto te puede interesar > Superando los Obstáculos que te Impiden Avanzar en la Vida La neutralidad de la energía Al igual que las emociones, la energía en sí misma no es buena ni mala. Es neutral y la forma en que la utilizamos determina si creamos o destruimos con ella. Es esencial comprender que la energía es una herramienta poderosa que puede acercarnos o alejarnos de nuestros objetivos.  Al utilizarla de manera consciente y positiva, podemos generar cambios significativos en nuestras vidas y en el mundo que nos rodea. La alineación con lo auténtico Para saber si estamos creando o destruyendo con nuestra energía, es importante estar en sintonía con nuestra autenticidad. Cuando actuamos desde nuestro verdadero ser y no desde la programación social o las expectativas externas, entramos en un estado de flujo en el cual la energía fluye libremente y nos impulsa hacia adelante.  Esto te puede interesar > ¿Cómo puedo encontrar mi propósito de vida en lo profesional? Es en este estado donde experimentamos una sensación de plenitud, propósito y efectividad en nuestras acciones. Los mecanismos de supervivencia Nuestro sistema está diseñado para protegernos y se asegura de que no nos dañemos excesivamente. Cuando nos desviamos del camino correcto, cuando nuestras acciones y elecciones están en desacuerdo con nuestra esencia, nuestro sistema nos quita el acceso a la energía.  Esto se manifiesta en síntomas como el agotamiento, la parálisis y la falta de enfoque. Es un recordatorio de que debemos realinear nuestras acciones con nuestro ser auténtico para recuperar la energía y avanzar en la dirección correcta. El poder de la energía colectiva No solo nuestra energía personal importa, sino también la energía de aquellos que nos rodean. Al unirnos y sumar nuestras energías, podemos lograr un crecimiento y un impacto aún más significativos.  Esto te puede interesar > Rompiendo Patrones: Cómo el Método SOMA puede ayudarte a Crear una Nueva Realidad Cuando nos alineamos con otros individuos que comparten nuestros valores y objetivos, creamos una sinergia poderosa que nos impulsa hacia adelante de manera colectiva. A través de la colaboración y la co-creación, podemos generar cambios positivos en nuestra sociedad y en el mundo en general. El uso consciente y efectivo de la energía es fundamental para nuestro crecimiento personal y colectivo. Al comprender que la energía es neutral y que su utilización determina si creamos o destruimos, podemos alinearnos con nuestro ser auténtico y experimentar un estado de flujo que nos impulsa hacia nuestros objetivos.  Además, al unir nuestras energías con las de otros individuos afines, podemos generar un impacto aún mayor en el mundo que nos rodea.  Esto te puede interesar > Las claves para desprogramar la mente de las emociones que te limitan Aprovechemos el poder de la energía para crear un futuro próspero y sostenible. https://www.instagram.com/p/CtmjyHmNdA-/

Leer más »

De la Duda a la Seguridad: Cultivando una Mente Positiva para el Éxito

En el intrincado laberinto de la vida, a menudo nos enfrentamos a la poderosa dualidad entre la duda y la confianza. La mente, ese paisaje complejo de pensamientos y emociones, desempeña un papel crucial en nuestro viaje hacia el éxito.  Bajo el título “De la Duda a la Seguridad: Cultivando una Mente Positiva para el Éxito”, exploraremos los aspectos de nuestra cabeza que requieren transformación para impulsar nuestro progreso personal fuera de esta dicotomía.  Esto te puede interesar > Reprogramando el Pasado: La Clave para un Futuro Personal y Profesional Exitoso En este análisis, desentrañaremos los cimientos de la duda y exploraremos estrategias para cultivar la seguridad, forjando así una senda hacia el éxito. Cuando la duda enmascara el miedo al fracaso La duda, a menudo arraigada en la incertidumbre y el miedo al fracaso, puede convertirse en un obstáculo significativo para el progreso personal.   Estos miedos tienen que ser eliminados, ya que se esconden en lo más profundo del subconsciente, para sabotearnos en el momento menos esperado. Conforman lo que, en el Método SOMA, llamamos programas antagónicos, y es muy importante que sean eliminados de tu subconsciente, para evitar que, efectivamente, te lleven hacia ese fracaso que intentas evitar. Por otro lado, la incertidumbre es inherente a la vida. Eso no es un problema. El verdadero problema empieza cuando la incertidumbre nos debilita, o incluso nos paraliza. Alimentar una relación sana con lo desconocido, y deshacernos de vanos intentos de control de lo que está fuera de nuestra mano, permitirá que podamos ser más flexibles y adaptativos, ante las incertidumbres de la vida. Cómo la duda erosiona la confianza Los pensamientos autocríticos y la falta de confianza en nuestras habilidades pueden crear un ciclo autodestructivo que sabotea nuestras metas y aspiraciones. Superar esta duda implica un cambio profundo en nuestra mentalidad, del que ya hablamos en un artículo anterior. (Ver: .Cultivando la Confianza: Rompiendo Barreras de Autocrítica y Desarrollando Autoestima) Esta erosión contínua de nuestra confianza, propiciada por el rumiamiento mental negativo, impide que podamos ver la realidad tal y como es, generando un sesgo peligroso, a la hora de tomar decisiones. Esto te puede interesar > Como nuestros programas nos enferman. Charla con Ainhoa de Federico De ahí que, desde el Método SOMA, insistimos en la necesidad de reprogramar nuestra mente y deshacernos de creencias limitantes, como base para deshacernos de la duda y la falta de confianza que nos minan y nos impiden avanzar en la vida.  El peligro de la duda paralizante Tenemos, además, a pensar que si dudamos es por “algo” que no estamos viendo, lo que nos hace confundir la duda y la intuición.  Esto es un error muy importante, ya que la intuición se va a presentar más como una ráfaga de certeza, sin aparente base lógica, pero nunca como una duda permanente. Sin embargo, nos abandonamos frecuentemente a la indulgencia de la duda, y por lo tanto, permitimos que sea la puerta a la procrastinación En esos casos, la duda puede llegar a paralizarnos, y hacer que no tomemos ninguna decisión, lo cual terminará por minar nuestras opciones, lo cual es una profecía de autocumplimiento. Esto se produce porque nuestra propia duda nos ha empujado a una inacción, que nos lleva al resultado negativo que temíamos.  Esa trampa de la mente es perversa y debe ser evitada a toda costa, ya que es la causante de que no arriesguemos, de que no alcancemos nuestro potencial y, en definitiva, de que no vivamos. Esto te puede interesar > Perfeccionismo paralizante, el peor enemigo del éxito Duda versus Seguridad El antídoto a la duda paralizante es la decisión y la acción. No la certeza. No la confianza. Siempre, ante un nuevo camino, y una toma de decisiones, va a aparecer la duda. Si esperamos a tener certeza absoluta, nunca avanzaremos, y pasaremos la vida esperando una señal. Si esperas a que se den las circunstancias perfectas para iniciar algo, seguramente muchos otros que empezaron cuando tu aún no te decidías, han ocupado tu lugar.  Si pretendemos cambiar la duda por confianza, estamos poniendo toda nuestra energía fuera de nosotros. A menudo, la confianza la entendemos como tirarse a una piscina sin mirar y esperar que  haya agua. Desde el Método SOMA, entendemos Un error fundamental es considerar que lo contrario a la duda es la confianza, lo que nos lleva a irnos al lugar opuesto  la otorgamos en exceso, lo que nos lleva a la desilusión, y de nuevo a la duda, incrementada por nuestro nuevo fracaso. Para poder tomar decisiones y continuar avanzando, continuar creciendo, tenemos que hacerlo a pesar de las dudas. Con la seguridad de que seguiremos hacia adelante, buscando soluciones, resolviendo problemas, aprendiendo y creciendo en el proceso. La confianza, desde el punto de vista de la programación subconsciente, se representa con una venda en los ojos. Anula el juicio. Afecta al discernimiento. No nos permite ver ni analizar la realidad tal y como es. Por lo tanto, es el otro extremo de lo que queríamos huir. Nuestra propuesta, desde el Método SOMA, es que cultivemos la seguridad en nosotros mismos, y en nuestra capacidad de encontrar soluciones, de adaptarnos, de evolucionar… Y sobre esa seguridad, basada en nuestra honestidad con nosotros mismos, nuestra motivación interna y nuestros recursos presentes y futuros, tomaremos decisiones. Tengamos o no dudas. Aunque no sintamos confianza plena en que las cosas van a salir como esperamos, ni en nosotros mismos, ni en las personas de las que dependemos.  Esto te puede interesar > Las claves para desprogramar la mente de las emociones que te limitan Decidiremos, avanzaremos, rectificaremos y aprenderemos, y ese círculo virtuoso, reforzará nuestra seguridad, nuestra resiliencia, y nuestra perseverancia. Y esos motores, son los que, finalmente, nos harán confiar, esta vez ya sin autoengaño,  en nuestras capacidades y potencialidades. Plantar la semillas adecuadas en el subconsciente Cultivar tu mente comienza con el reconocimiento y la comprensión de los patrones de pensamiento negativos y eliminarlos, mediante la reprogramación SOMA, o cómo

Leer más »

Como Conseguir el Éxito Laboral: La Balanza Perfecta entre la Aptitud y Actitud

En el escenario competitivo feroz del mundo laboral, el éxito se define en una combinación única de habilidades técnicas cambiantes (aptitud) y la disposición mental y emocional (actitud).  Esto es fácil de decir, pero muy difícil de conseguir. Esta simbiosis entre aptitud y actitud no solo define el rendimiento individual, sino que se erige como la fórmula diferenciadora para alcanzar el éxito profesional.  Juntos, exploraremos a continuación la trascendencia de ambas dimensiones y cómo su equilibrio dinámico es la clave maestra que desbloquea las puertas del éxito en el ámbito laboral. Esto te puede interesar > Desarrollo de Habilidades Sociales: Claves para el Éxito Personal y Profesional Aptitud: Más Allá de las Habilidades Técnicas La aptitud, entendida como las habilidades técnicas y conocimientos específicos requeridos para una tarea, es un pilar fundamental en cualquier entorno laboral. En campos como la tecnología, la medicina o la ingeniería, la competencia técnica es innegociable.  Sin embargo, la aptitud no se limita solo a la adquisición de conocimientos; también abarca la capacidad de aprender, reciclarse y adaptarse constantemente en un mundo laboral en constante evolución. Hoy en día, vivimos en un mundo altamente competitivo donde lo que antes era lo diferencial, ahora es lo mínimo esperado por las empresas. Vivimos en unos días en los que sobra gente preparada para cualquier puesto, con lo que contar con todos los conocimientos necesarios será simplemente ese primer escalón en el que nos apoyaremos para dar el salto en nuestra carrera profesional. Poseer una aptitud sólida es como construir un andamiaje robusto; es esencial, pero por sí solo puede no ser suficiente. La capacidad de ejecutar tareas específicas o utilizar herramientas avanzadas proporciona un punto de entrada, pero no garantiza el éxito sostenible. Aquí es donde entra en juego la actitud. Esto te puede interesar > Desatando nuestro potencial profesional: Venciendo el Miedo de Seguir Nuestros Deseos Actitud: El Motor Invisible del Éxito La actitud, a menudo subestimada pero extraordinariamente poderosa, es el motor invisible que nos va a impulsar en el éxito laboral. No se trata solo de cómo enfrentamos los desafíos, sino de nuestra disposición para aprender, adaptarnos y colaborar con otros.  Una actitud positiva no solo mejora el ambiente de trabajo, sino que también influye en la creatividad, la resolución de problemas y la capacidad para superar obstáculos. La resiliencia, la empatía,  la proactividad y la capacidad para trabajar en equipo son aspectos clave de la actitud que trascienden las habilidades técnicas. En un mundo laboral que valora cada vez más la agilidad y la innovación, la actitud se convierte en el catalizador que impulsa el rendimiento individual y colectivo. Las cualidades humanas son las que hacen la diferencia en la actitud. Vivimos en un mundo de personas, nuestros clientes son personas, y nuestros colaboradores también. Aquellos que sean capaces de limar fricciones y generar satisfacción, se harán imprescindibles en las organizaciones. Gente bien capacitada a nivel técnico hay mucha, por lo que la mejor forma de destacar entre la multitud reside en nuestra actitud frente a la vida. La Combinación Perfecta: Aptitud + Actitud La verdadera magia se encuentra en aquellas personas que consiguen la fusión armoniosa de aptitud y actitud.  Es el individuo que no solo domina su campo técnico, sino que también aborda los desafíos con empatía, una mentalidad positiva y una disposición proactiva, quien está destinado a destacar en su carrera profesional.  La aptitud establece la base, pero la actitud es lo que añade la chispa, la creatividad, el genio y la perseverancia que transforma el desempeño de lo ordinario a extraordinario. Esto te puede interesar > Salud Integral: La Complicada Relación entre Bienestar Físico, Salud Mental y Emociones Los líderes empresariales reconocen cada vez más la importancia de la combinación de aptitud y actitud al seleccionar y retener talento. Los equipos que incorporan individuos con habilidades técnicas sólidas y una mentalidad positiva prosperan en entornos dinámicos y desafiantes como en los que vivimos hoy en día. Conclusión: En el tejido del éxito laboral, la balanza entre aptitud y actitud se erige como un arte que requiere maestría. La aptitud proporciona la competencia técnica necesaria, mientras que la actitud dirige esa competencia hacia la innovación y la excelencia.  Al abrazar la combinación perfecta de habilidades técnicas y una mentalidad positiva, los profesionales no solo avanzan en sus carreras, sino que también contribuyen al crecimiento y la prosperidad de sus organizaciones.  En última instancia, es la simbiosis de aptitud y actitud la que da forma no solo a la trayectoria individual, sino también al éxito colectivo en el fascinante escenario del mundo laboral.  Sin embargo, ¿por qué es tan difícil, o incluso imposible para muchos lograr este equilibrio? Desde el Método SOMA observamos a diario como llegan a nosotros personas atrapadas en sus  programas subconscientes que les impiden desarrollar su potencial. Resulta maravilloso ver cómo cambia su actitud y sus resultados, al deshacerse de esos programas, permitiéndoles ser mejores personas y profesionales.  Esto te puede interesar > Lidera a tu Equipo hacia el éxito: Descubre los 5 Aspectos Clave para Triunfar Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad y te animamos a ver el siguiente vídeo. ¡Seguro que te va a encantar!

Leer más »