e: info@metodosoma.com

Recursos

El Arte de Vivir en el Presente y Olvidar los Agobios del Futuro

En el tapiz de la vida, la ansiedad por el futuro puede teñir nuestro presente con sombras de preocupación y desconcierto. En un mundo que se mueve a un ritmo frenético, la incertidumbre del mañana puede convertirse en un peso abrumador. 

Sin embargo, aprender a vivir plenamente en el presente se convierte en una valiosa brújula para navegar las aguas turbulentas de la ansiedad futura. Abrazar el cambio y reconciliarnos con la incertidumbre son fundamentales para transitar el momento presente de nuestra existencia.

Esto te puede interesar > Reprogramando el Pasado: La Clave para un Futuro Personal y Profesional Exitoso

Exploraremos a continuación, diversas estrategias que nos permiten liberarnos de las cadenas del mañana, abrazando el regalo del momento presente con gratitud y serenidad.

Práctica de la Atención Plena

La práctica de la atención plena se revela como un faro luminoso que guía nuestras emociones en el vasto océano de la ansiedad futura. Es más que una técnica; es una invitación a sumergirse completamente en el momento presente, liberándonos de las cadenas del pasado y del futuro. 

Nuestro cerebro no distingue entre lo real y lo imaginario, entre el presente o el futuro, así que todo lo que ponemos en nuestra pantalla mental,  es real para nuestro sistema, y por lo tanto, va a reaccionar con estrés y ansiedad ante situaciones que no son reales y tal vez nunca lo sean. 

Es un ejercicio de autodisciplina mental, no permitir que las preocupaciones sobre situaciones no reales tomen el control de nuestra vida.

Por ello, desde el Método SOMA proponemos vivir en el presente de forma permanente: al practicar la atención plena, nos sumergimos en la rica experiencia de la existencia en el ahora, observando nuestros pensamientos y emociones sin el peso del juicio. 

Permite que fluyan como las corrientes de un río, proporcionándonos una perspectiva más clara y pacífica. Al estar plenamente presentes, encontramos un refugio tranquilo en medio del ajetreo de la vida cotidiana, permitiéndonos apreciar la belleza efímera de cada momento.

Esto te puede interesar > De la Duda a la Seguridad: Cultivando una Mente Positiva para el Éxito

Aceptación de la Incertidumbre

La ansiedad por el futuro, a menudo, se enraíza en la resistencia a lo desconocido. Aprender a aceptar la incertidumbre como una compañera constante en la existencia humana se convierte en una clave maestra para reducir la ansiedad. La vida está tejida con variables impredecibles, y encontrar la paz implica abrazar la idea de que no podemos controlar todos los aspectos del futuro. 

Dado que la vida es cambio, se hace imprescindible eliminar, mediante la reprogramación de la mente el miedo al cambio, para poder seguir en el flujo de la vida, en lugar de gastar energía intentando en vano seguir igual.

Por otro lado, el miedo a la incertidumbre está haciendo estragos en el momento actual de acelerado cambio tecnológico, focos bélicos internacionales y alta inestabilidad política, económica y laboral.

Sin embargo, no hay más opciones que aceptar que no sabemos qué va a pasar, y esforzarnos por estar preparados y atentos para adaptarnos lo mejor posible a los cambios que sin duda habrá en nuestras vidas.

La aceptación de la incertidumbre no es resignación, sino una liberación consciente de la necesidad de control absoluto. Al permitirnos fluir con las mareas cambiantes de la vida, cultivamos la resiliencia, la flexibilidad y la capacidad de encontrar belleza en la incertidumbre misma.

Establecimiento de Metas Realistas

En la travesía de la vida, el establecimiento de metas se presenta como una brújula, pero su eficacia radica en la perspectiva realista con la que se aborden. Fijar objetivos alcanzables y dividirlos en pasos manejables no solo es una estrategia práctica, sino un acto de compasión hacia nosotros mismos. 

En momentos donde hemos tenido que hacer frente a diversos obstáculos en las distintas áreas de nuestra existencia, lo más lógico es reajustar nuestras expectativas y nuestras metas, teniendo en cuenta las circunstancias adversas.

Esto te puede interesar > Equilibrio Emprendedor: Trabajo y Vida Personal en Armonía

Este simple ajueste redunda en una disminución de la presión asociada con la ansiedad por el futuro. Al concentrarnos en acciones concretas en el presente, desglosando nuestras aspiraciones en pasos alcanzables, nos liberamos de la carga abrumadora de expectativas inalcanzables. Así, cada paso se convierte en una victoria, cultivando un sentido de logro y empowerment.

Desconexión Controlada

Desde Método SOMA sabemos que, en el mundo contemporáneo, la saturación de información sobre el futuro puede alimentar la ansiedad de manera insidiosa. 

Establecer límites en el consumo de noticias y redes sociales emerge como un acto de autenticidad y autocuidado. La desconexión controlada no es un acto de escapismo, sino una elección consciente de centrarse en el presente.

Al reducir la influencia negativa de la información abrumadora, creamos espacio para la introspección y el descanso mental. En este espacio, florece la creatividad, la calma interior y la apreciación del presente, ofreciéndonos un respiro necesario en el vertiginoso fluir del tiempo.

Desarrollar la intuición

Sin duda desarrollar la intuición, esa voz interior que muchas veces desoímos, pero que suele tener razón, nos da una herramienta adicional para navegar las desconcertantes aguas del futuro incierto.

Esto te puede interesar > Rompiendo Barreras de Autocrítica y Desarrollando Autoestima

Los grandes deportistas, investigadores, empresarios y, en general, los mejores en sus profesiones, describen este estado de flujo, donde de forma natural sabían lo que tenían que hacer, como la clave de su éxito. Desde el Método SOMA nos referimos a esta habilidad de la mente superior, como la intuición que todos tenemos, y que debemos ejercitar y desarrollar cada vez más, para que nos sirva de manera constante y precisa.

Conclusión

Vivir plenamente en el presente se convierte en una llave maestra para desbloquear las cadenas de la ansiedad por el futuro. Al practicar la atención plena, aceptar la incertidumbre, establecer metas realistas, desconectar controladamente y escuchar nuestra intuición, encontramos un refugio sereno en el ahora.

La realidad es que el presente es el único momento que realmente tenemos, y aprender a apreciarlo con gratitud y consciencia nos libera del peso de lo que aún no ha sucedido. 

Esto te puede interesar > Cómo Convertir los Obstáculos en Oportunidades: Resiliencia para Emprendedores

En última instancia, vivir en el presente no solo es una estrategia para superar la ansiedad por el futuro, sino una invitación a saborear la riqueza de la experiencia humana en su forma más auténtica.

Información relacionada